Las entidades aplicarán las nuevas tarifas antes de fin de año

El nuevo mapa de cajeros se consagra con dos grandes alianzas

Bankia, Sabadell y Euro 6000 confirman una alianza para fijar las comisiones

Bankinter, Cajamar, Popular y otras entidades sellan sus propios pactos bilaterales

Un hombre saca euros de un cajero automático. EFEArchivo
Un hombre saca euros de un cajero automático. EFE/Archivo EFE

Después de dos meses de intensas negociaciones a varias bandas, el nuevo mapa de comisiones por el uso de cajeros automáticos de España quedó prácticamente definido ayer con el anuncio de dos grandes alianzas de entidades para hacer frente a la nueva legislación que el Gobierno aprobó en octubre y entrará en vigor el 1 de enero.

La normativa, adoptada después de que varias entidades siguieran la estela de CaixaBank y decidieran cobrar a los clientes de firmas ajenas por el uso de sus cajeros, prohíbe dicha práctica y obliga a cobrar la comisión que se desee a la entidad competidora. Salvando a las tres mayores entidades del país, que de momento han decidido afrontar este marco por su cuenta, el grueso de la banca se ha alineado ya en dos grandes frentes.

  • Bankia, Banco Sabadell y Euro 6000

De un lado, según hicieron público ayer las entidades, se encuentra la alianza formada por Bankia, Banco Sabadell y las firmas adheridas a la red Euro 6000, es decir, Kutxabank (incluyendo Cajasur), Ibercaja, Liberbank, BMN, Abanca, Unicaja (que engloba a Ceiss), Cecabank, y las cajas de ahorros Ontinyent y Pollença.

En su caso, el acuerdo es total, multilateral y recíproco, con lo que las condiciones son exactamente las mismas para todos los integrantes del grupo. El acuerdo, que engloba un total de 17.808 cajeros automáticos por todo el país (el 37% del total), implica que las entidades firmantes solo se repercutirán una comisión de 65 céntimos cuando el cliente de una de ellas saque dinero, sin importar la cuantía, de la terminal de otra firma de la alianza.

Tras abonarlo, la entidad emisora de la tarjeta decidirá si repercute todo o parte del coste a su cliente, o si le exime de él. La medida comenzará a aplicarse antes de fin de año y será comunicada a los clientes de todas las entidades firmantes.

La cifra impuesta es muy similar a la tradicional tasa de intercambio que las entidades se cobraban entre sí –independientemente de que luego cobraran más a su propio cliente– antes de que CaixaBank rompiera el statu quo comenzando a cobrar dos euros a los clientes ajenos.

  • Bankinter, Popular, Laboral Kutxa, Caja Rural y Deutsche Bank

De hecho, este mismo importe es el que han acordado cobrarse entre sí los integrantes del otro gran frente de entidades financieras que han decidido consensuar la comisión por el uso de cajeros. En este caso, sin embargo, no se trata de una alianza pura y homogénea si no de una suma de acuerdos bilaterales.

De esta forma, Bankinter anunció ayer que ha llegado a pactos por separado con Banco Popular, Cajamar, Laboral Kutxa, Caja Rural y Deutsche Bank para fijar en 0,65 euros la comisión que le cobren cuando un cliente suyo haga uso de uno de sus cajeros. Se trata de un total de 8.143 cajeros (el 19,7% del total) en los que Bankinter, que cuenta con una red escasa, asumirá el coste sin traspasarlo a sus clientes.

“No es nuestra guerra pero a raíz del decreto hemos tenido que adaptarnos”, aduce Ana Garrido, directora de la división de consumo de Bankinter, admitiendo que la mitad de su clientela hace uso habitualmente de cajeros de terceros. Los acuerdos sellados por Bankinter, que entrarán en vigor el 22 de diciembre, son bilaterales y recíprocos.

La excepción se da en el pacto con Banco Popular, cuya red pertenece al 50% al Grupo Crédit Mutuel, a quien Bankinter le cobrará un euro, la misma tarifa que al resto de entidades con las que no haya firmado un acuerdo.

  • Cajamar

En paralelo, Cajamar, que agrupa 19 cajas rurales y es la mayor cooperativa del país, también ha llegado a acuerdos similares con la mayoría de firmas de este frente. Concretamente ha suscrito pactos bilaterales con Bankinter y Banco Popular, o todas las cajas rurales y cooperativas, aunque también tiene acuerdos con Banca Pueyo y Banco Caminos.

La red suma 7.700 cajeros. Al igual que solía hacer con el conjunto de la red de cajeros Servired, Cajamar seguirá sin traspasar a sus clientes la tasa que le cobren ahora las entidades con las que ha sellado acuerdos bilaterales, excepto en el caso de regiones donde cuenta con una alta densidad de cajeros propios.

  • Caixabank, BBVA y Banco Santander

A falta de ver qué nuevos acuerdos bilaterales se dan en los próximos días, con entidades como Banca March pendientes de atar algún tipo de alianza que compense su escasa red de cajeros, las tres grandes entidades financieras del país parecen dispuestas a operar en solitario. Con una red de 9.700 cajeros, CaixaBank cobrará dos euros a sus competidores cuando un cliente ajeno utilice uno de sus terminales. En el caso de que uno de sus propios clientes acuda al cajero de otra firma, CaixaBank les repercutirá íntegramente la comisión que le cobre otra entidad. CaixaBank comenzará a cobrar estas nuevas tarifas antes del 1 de enero, previsiblemente coincidiendo con la campaña navideña.

BBVA, con 5.900 cajeros, también operará en solitario y aplicará una tarifa cercana a los 2 euros.

Santander, con 5.000 terminales, prevé seguir una estrategia similar.

Normas