El Ayuntamiento los gestionará durante ocho años

Sareb cede 200 pisos a Barcelona tras el pulso de Colau

El banco malo ha acordado ceder a Barcelona 200 viviendas para uso social

La alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, amenazó con reclamarle 400 pisos vacíos por la vía judicial

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen. EFEArchivo
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen. EFE/Archivo EFE

Sareb anunció este miércoles que ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona por el que le cede temporalmente 200 viviendas para paliar la situación de emergencia habitacional de familias sin recursos.

El convenio, el primero que el banco malo alcanza con una corporación municipal –aunque también mantiene negociaciones con Madrid– llega tras más de un mes de pulso de la alcaldesa Ada Colau.

A finales de octubre, la alcaldesa de Barcelona exigió a la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria que cediera inmediatamente para uso social las 400 viviendas vacías con las que contaba en la ciudad. Colau amenazó entonces a la sociedad que preside Jaime Echegoyen con acudir a los tribunales para lograrlo si era necesario.

Finalmente, sin embargo, las partes sellaron este miércoles un mutuo acuerdo por el que el Ayuntamiento de Barcelona gestionará 200 inmuebles de Sareb durante los próximos ocho años. El trato incluye la cesión tanto de vivienda vacía como de una parte, inferior al 50% del total, ocupada ilegalmente. Regularizar la situación de sus inquilinos queda ahora en manos del consistorio.

Está previsto que Sareb entregue de forma inmediata 50 de las viviendas a fin de paliar las situaciones más urgentes mientras que el traspaso del resto de pisos se realizaría en los primeros meses de 2016.

El alquiler que se cobrará a los inquilinos de estas viviendas se adaptará a sus posibilidades, de forma que la renta y los suministros no superen el 30% de sus ingresos netos.

Hasta la fecha Sareb había sellado acuerdos similares con distintas comunidades autónomas. En el caso de Cataluña, el banco malo ya le había cedido 900 viviendas a la Generalitat para fines sociales.

Normas