Retos del nuevo Gobierno

Reforma eléctrica, punto y aparte

Una de las medidas pendientes es la lucha contra la pobreza energética

El objetivo es mantener el control del déficit de tarifa y cumplir los objetivos de renovables

Reforma eléctrica, punto y aparte Ampliar foto

La legislatura que termina ha sido la de la reforma del sector eléctrico, si es que se puede considerar una reforma a una serie de recortes (especialmente a las renovables); subidas de tarifas y la creación o aumento de impuestos, con los que se ha logrado frenar el déficit de tarifa. Finalmente, la aportación del Estado prometida para ayudar al sistema eléctrico nunca llegó. Más bien, el sistema ha contribuido al control del déficit público, por ejemplo, con la subida del IVA a la electricidad.

 Para el Gobierno artífice de esta reforma, los retos para la próxima legislatura son completar esta reforma con las normas pendientes: un real decreto sobre cargos de la tarifa, el de pagos por capacidad e hibernación, qué hacer con los superávits (cómo se amortizan las deudas del sistema, algo que nunca se ha hecho hasta ahora) y, quizás, el más importante, la nueva regulación del bono social. Amén, de algún tipo de reforma del mercado eléctrico.

Pero los objetivos varían en función de cada partido político. De hecho, para muchos el reto es deshacer parte de esta reforma. Por ejemplo, derogar el real decreto que regula el autoconsumo eléctrico. No todos tienen, asimismo, la misma percepción respecto al mix energético, aunque todos se definan sobre el papel como defensores de las energías renovables. Una de las energías más polémicas, la nuclear, recibe el apoyo sobre el papel del PP y Ciudadanos, aunque ninguno se moja prometiendo la ampliación de la vida a 60 años, mientras que el PSOE y Podemos plantean un calendario de cierre.

Sea como fuere, cualquier Gobierno debe tomar medidas drásticas sobre la llamada pobreza energética, cumplir con los objetivos medioambientales de la UE y mantener el déficit bajo control.

Normas