Retos del nuevo Gobierno

El desafío de devolver el crecimiento a la inversión en I+D

España deberá seguir con el cumplimiento de los objetivos de la Agenda Digital para 2020

Las telecos están inmersas en ambiciosos planes de despliegue de redes de fibra

Ametic ha pedido que aumente la inversión en I+D+i hasta el 3% del PIB, en línea con la UE

El desafío de devolver el crecimiento a la inversión en I+D Ampliar foto

El nuevo Gobierno se enfrenta a distintos desafíos en el ámbito de la investigación, la ciencia, la tecnología y las telecomunicaciones. Entre ellos, destaca el retorno al crecimiento de la inversión en investigación y desarrollo (I+D).

A lo largo de la campaña electoral, los distintos partidos de la oposición han criticado las reducciones en estas partidas a lo largo de la última legislatura, alejándose del máximo histórico del 1,4% del producto interior bruto (PIB) alcanzado en el año 2010. En este sentido, la inversión en I+D en España en 2014, último año cerrado, se situó en 12.821 millones de euros, un 1,5% menos que en 2013.

La cifra, según la Fundación Cotec para la Innovación, supone el 1,23% del PIB, por debajo del 1,26% registrado en 2013, pese a que el pasado año hubo un cambio de tendencia en la economía nacional, que de nuevo volvió a crecer. De estas partidas, cerca de 6.806 millones de euros correspondieron al gasto en I+D en el sector privado, mientras que en el sector público rondaron los 6.015 millones.

En este sentido, la patronal tecnológica Ametic ha pedido que se aumente la inversión en I+D+i hasta el 3% del PIB, en línea con otros países de la Unión Europea (UE).

España también debe seguir con los pasos para el cumplimiento de la Agenda Digital para España 2020, que tiene entre sus objetivos duplicar el gasto público anual total en investigación y desarrollo de las TIC en ese año. La propia patronal Ametic, que ha reclamado a todos los partidos políticos un mayor compromiso con la economía digital, ha pedido al nuevo Gobierno que adelante el cumplimiento de los objetivos al año 2018, tal y como han hecho otros países vecinos, entre los que figuran Alemania y Francia.

Otra de las metas de la Agenda Digital es fomentar el despliegue de redes y servicios para garantizar la conectividad digital. Así, estos planes contemplan que el 100% de los hogares dispongan de cobertura de más de 30 Mbps, y que al menos 50% de los hogares haya contratado velocidades superiores a 100 Mbps en 2020. En términos políticos, todos los partidos han coincidido en la relevancia estratégica de las infraestructuras de nueva generación.

En este escenario, las operadoras españolas están inmersas desde hace tiempo en unos ambiciosos programas de despliegue de nuevas infraestructuras de fibra óptica y móvil 4G, claves para alcanzar las metas de la Agenda Digital.

Así, por ejemplo, Telefónica cubre con su red de fibra óptica más de 14 millones de hogares y tiene el objetivo de alcanzar con esta infraestructura en 2020 el 97% de los hogares. Eso sí, la teleco dejó claro que la regulación debía acompañar. El marco regulatorio del mercado de la banda ancha puesto en marcha por la CNMC está en este momento en proceso de revisión por parte de la Comisión Europea. A su vez, Orange, que en el verano de 2015 cerró la compra de Jazztel por más de 3.400 millones de euros, contempla alcanzar los 10 millones de hogares pasados con su fibra en España en 2016 y llegar a 14 millones de unidades inmobiliarias en el año 2020. La teleco cerró el primer trimestre con más de cinco millones de hogares pasados.

La fibra óptica, que pondrá fin a las tradicionales infraestructuras de cobre, contaba con más de 2,77 millones de clientes a la conclusión del mes de octubre, según las estimaciones publicadas por la CNMC.

Además, en la nueva legislatura debe seguir el desarrollo de las distintas áreas relacionadas con la economía digital: internet de las cosas, big data, robótica, smart cities, telemedicina, biotecnología, 3D, cloud computing y 5G, entre otras.

De igual forma, otro de los retos a los que se enfrenta la economía española es la digitalización de las pequeñas y medianas empresas (pymes) para ganar competitividad en el mercado globalizado. La patronal Ametic ha pedido que en la próxima legislatura se establezcan proyectos tractores “con suficiente presupuesto” para posicionar a España como un país de referencia en el ámbito internacional.

Estas tecnologías tendrán una gran relevancia para que el conjunto del sector mantenga la tendencia de crecimiento, recuperada en 2014 y 2015. Según las previsiones de Ametic, el volumen de negocio del mercado de las TIC y los contenidos digitales aumentarán cerca de un 3,5% en 2015 hasta 88.800 millones de euros.

Normas