Por la caída de las ventas

Los loteros piden al nuevo Gobierno el fin del gravamen del 20%

Consideran que este impuesto que se aplica desde el año 2013 es el causante de la quiebra de una buena parte de la red comercial de loterías y apuestas.

Un niño coge una de las bolas durante el sorteo extraordinario de Navidad.
Un niño coge una de las bolas durante el sorteo extraordinario de Navidad.

Las Elecciones y la lotería de Navidad se celebrarán este año en fechas muy próximas en el calendario. Aunque cada uno de estos acontecimientos atrae la atención de la población de una forma muy diferente sí parece haber un punto en el que ambos convergen: el impuesto del 20% que se estableció en 2013 y que grava los premios de lotería que superan los 2.500 euros. Aunque el actual Gobierno lo planteó como una medida temporal para paliar el déficit en los años más duros de la crisis, este 2015 será el tercero en que el Gordo esté sujeto a dicho impuesto que la Agrupación Nacional de Asociaciones Provinciales de Administradores de Lotería (Anapal) pide al próximo Ejecutivo que elimine.

Los loteros han aprovechado la recta final para el sorteo extraordinario del 22 de diciembre y, a través de la principal asociación que agrupa a las administraciones dedicadas exclusivamente a la venta de Loterías y Apuestas del Estado, han alzado su voz en plena campaña electoral para que desaparezca dicho gravamen que, según señalan en un comunicado, “está lastrando las ventas y es el causante de la quiebra de una buena parte de la red comercial de loterías y apuestas”.

La asociación asegura que durante los dos años de vigencia de este impuesto, las ventas de lotería han descendido un 20%, de forma que el Tesoro ha ingresado en ese tiempo 600 millones de euros menos al año. Los loteros también afirman que en esos 24 meses se han perdido un total de 800 empleos (11.200 personas trabajan actualmente en este sector) y se han traspasado 2.000 administraciones (de las 4.100 que hay en España).

Los loteros recuerdan igualmente que la titularidad y finalidad de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) es “netamente pública” y que por ello el Estado recauda el 30% de los décimos y apuestas que vende (cuando se compra un décimo de 20 euros de lotería de Navidad, 14 se devuelven en premios y de los 6 restantes 5 van directamente al Tesoro y uno para gastos de producción). De ahí que sus premios hayan estado exentos de impuestos durante tanto tiempo.

Según Manuel Izquierdo, presidente de Anapal, el Gobierno debe actuar en este sentido de forma similar a como lo hacen 22 Estados de los 28 de la Unión Europea. En concreto, se refiere a tres de los principales mercados del juego: Reino Unido, Francia y Alemania. “No lastran su juego público con un doble impuesto sobre premios, porque en última instancia actúa como aparato de recaudación del Estado”, asegura Izquierdo, que también argumenta que el 70% de la población española que participa en el sorteo de Navidad vería y valoraría muy positivamente la eliminación del gravamen.

Según la agrupación, de los 2.338 millones que las arcas del Estado esperan ingresar de sus empresas públicas, el 77% procederá de la venta de loterías y apuestas realizadas a través de la red comercial de SELAE.

Normas