Editorial

Ajuste de la banca para ganar fuerza

El plan de ajuste de la banca es un proceso sin fin. Y la mejor prueba está en el área laboral. Este año saldrán del sector más de 9.000 trabajadores, que se sumarán a los 70.000 que han abandonado la banca desde que en 2008 comenzó a manifestarse en su dureza la crisis. Pero la reestructuración no acabará aquí. Los expertos auguran una nueva ola de ajustes de 2016 a 2018, que reducirá la masa laboral en otros 20.000 empleos, lo que completaría una década con 100.000 trabajadores menos, dos veces más que el recorte previsto en 2008. La multiplicada digitalización de la actividad y el peso creciente del negocio online; los intensos procesos de prejubilaciones que las nuevas tecnologías han intensificado, además de la consolidación del sector por diversas razones, con una reconversión que ha reducido enormemente el número de entidades, así como rebaja de nuevas contrataciones, son razones principales de un proceso en el que tiene notable protagonismo la nueva manera de hacer banca, obligada en gran parte por las nuevas formas de competencia que se suman al negocio. Por primera vez en décadas, el sector financiero español cerrará este año con menos de 200.000 empleados. Un proceso que tiene sentido si las entidades salen reforzadas de él para impulsar la economía.

Normas