Le pagará aún cuando se retire

LeBron James firma el contrato de su vida con Nike

La multinacional estadounidense le equipará de por vida en virtud de un contrato que se calcula podría alcanzar los 500 millones de dólares.

LeBron James firma el contrato de su vida con Nike

Nike vestirá a LeBron James de por vida. La multinacional de ropa deportiva ha alcanzado un acuerdo con la estrella de la NBA, en la actualidad en los Cleveland Cavaliers, para que esta vista siempre, aun cuando se retire, sus productos, en un contrato que se calcula podría alcanzar los 500 millones de dólares, según ha asegurado a la agencia Bloomberg David Falk, quien fuera agente de Michael Jordan.

Es el primer contrato de este tipo que Nike firma con un deportista. La compañía ha asegurado en un comunicado que el acuerdo aportará "un valor significativo a nuestro negocio, a nuestra marca y a nuestros accionistas". La marca equipa a James, que cumplirá este mes 31 años, desde 2003, su primera temporada en la NBA. Entonces firmó por siete años, contrato que en 2010 se prolongaría por otros 10. Ganador de dos anillos de la NBA y de dos oros olímpicos, James fue el jugador que más camisetas vendió durante la temporada regular 2014-2015, y solo fue superado en los playoff finales por la estrella emergente Stephen Curry, que acabaría consiguiendo para su franquicia, los Golden State Warriors, el anillo de campeón.

James es en la actualidad el tercer jugador mejor pagado de la NBA. Los Cleveland Cavaliers le pagan 23 millones de dólares al año, cifra que solo superan Joe Johnson, de los Brooklyn Nets, y Kobe Bryant, de Los Angeles Lakers, que cobra 25 millones y que ya ha anunciado su retirada de cara a la próxima temporada. La revista Forbes calculaba hace un año que James habría ganado 450 millones de euros durante toda su carrera.

Salarios al alza a partir de 2016

Stephen Curry, base de los Golden State Warrior
Stephen Curry, base de los Golden State Warrior EFE

En algunos casos, los contratos de marcas deportivas están cerca de superar los salarios que los jugadores de la NBA reciben de sus equipos. Un sistema salarial complejo, dominado por un límite que las franquicias no pueden superar si no quieren ser sancionados, y en el los contratos firmados son inamovibles hasta su finalización.

Eso sí, el jugador no tiene capacidad para decidir a qué equipo ir. Un problema que quizá sea menor desde el año que viene. El nuevo acuerdo televisivo, de 24.000 millones de euros al cambio en nueve años y que entrará en vigor en 2016, provocará que los equipos podrán gastar hasta 30 millones más al año en sueldos. Y algunos ya se frotan las manos. El propio LeBron James renovó este verano su contrato por dos años y 23 millones cada uno, con una opción: la de buscar un nuevo acuerdo en 2016. Todo indica que la ejecutará y que será Cleveland el que se lo firme, por una cantidad de unos 30 millones anuales.

El de James y Nike es el último caso de una escalada de contratos astronómicos firmados entre los jugadores de la NBA y las marcas deportivas, en una batalla entre estas por dominar el deporte de la canasta. Nike ya firmó el año pasado un contrato de 300 millones de euros por 10 años con Kevin Durant, de los Oklahoma City Thunder. Y lo hizo como respuesta a una oferta de 285 millones de Under Armour, marca que crece a un ritmo del 20% anual y que ha puesto sus ojos en la NBA para hacerse más visible.

Esta compañía fichó en 2013 a Stephen Curry, el mejor jugador de la actualidad: llevó a los Golden State Warriors, a ganar el campeonato con actuaciones estelares, y en la presente temporada promedia 32 puntos por partido, y ha guiado a su equipo a ganar todos los encuentros que se han jugado, 22, un récord en el deporte americano. Under Armour le firmó un contrato de cuatro millones anuales, que puso al día en septiembre, ampliándolo hasta 2024. Las cifras no se conocen, pero sí que el contrato incluye acciones de la empresa, que ha alcanzado este año su máximo histórico y cotiza a 87 euros el título.

La gran perdedora está siendo Adidas. Dejará de ser el socio textil de la NBA en 2017, al hacerse Nike con el contrato por más de 1.000 millones de euros. A cambio, le ‘robó’ a una de sus estrellas, James Harden, para equiparle por 200 millones de euros en 13 años.

Normas