Chus Bueno, vicepresidente de la NBA para la región EMEA

“España es el mayor mercado europeo para la NBA”

Jugó como base en varios equipos españoles, entre ellos el Barcelona y el Valencia Basket.

Desde que se retiró, sigue vinculado a su deporte desde los despachos.

Dio el salto a la NBA como directivo en 2010.

Chus Bueno, vicepresidente de la NBA para la región EMEA
Chus Bueno, vicepresidente de la NBA para la región EMEA

Toda la vida de Chus Bueno (Barcelona, 1969) gira en torno al baloncesto.Primero, como jugador, donde arrancó en el F.C. Barcelona para luego jugar en formaciones como el Atlético de Madrid y el Valencia Basket. Y, desde que colgó las botas, como directivo. Tras trabajar en asociaciones de jugadores, fue nombrado en 2006 director ejecutivo de la Federación Española de Baloncesto, cargo que ocupó durante los años dorados de la selección: oro en el Campeonato del Mundo de 2006, plata en el Eurobasket 2007, plata en los Juegos Olímpicos de 2008 y oro en el Eurobasket 2009.

Desde 2010 trabaja para la NBA, liga de la que es vicepresidente para Europa, África y Oriente Medio. Bueno recibe a CincoDías el día antes de que los Boston Celtics ganen al Real Madrid (96-111) en el Palacio de los Deportes.

Pregunta. ¿La NBA goza de buena salud en Europa?

Respuesta. Yo diría que muy buena. Los indicadores que manejamos nos dicen que nunca hemos estado mejor: las visitas a las webs de los equipos y las ventas de merchandising crecen a un ritmo exponencial. Los móviles, las redes sociales y los medios de la comunicación nos están ayudando mucho en eso: formamos parte de las conversaciones de cada vez más y más fans. Tenemos muchos jugadores europeos en la NBA, lo cual nos ayuda a tener más visibilidad.

P. ¿En Europa hay peñas que sigan a los equipos estadounidenses?

R. No al estilo español, pero sí hay comunidades de fans muy activas. Con motivo del partido de mañana [en referencia al que enfrentó a los de Boston contra el Real Madrid el pasado jueves día 8] se han reunido seguidores de los Celtics de toda España en un bar cerca del estadio. Existen cosas como esta.

P. ¿Cree que el baloncesto está condenado a tener un papel secundario en Europa?

R. Es cierto que el fútbol es el deporte que domina claramente en todos los países. Tomando el continente en su conjunto, el baloncesto es el segundo deporte en términos de participación, seguimiento y práctica. Está muy bien asentado en el continente.

P. ¿Diría que en España hay pasión por el básquet?

R. Sin duda. El partido de la final del Europeo que acaba de conquistar España tuvo 6,1 millones de espectadores de media y un share del 44,3%. Fue el más visto en la historia del baloncesto. Los encuentros durante las fases finales también tuvieron buenos registros. Eso dice mucho del interés de la gente en este deporte. A nivel de negocio, España es el país más importante de Europa para la NBA.

P. ¿Qué fuentes de ingresos tiene la NBA fuera de EEUU?

R. Derechos audiovisuales, patrocinios, merchandising, licencias, tiendas online de productos relacionados con los equipos...

P. El horario de los partidos es un obstáculo para los europeos que los quieran seguir.

R. El año pasado iniciamos una nueva aventura llamada NBA Sundays, que consiste en que los partidos de los domingos se jueguen por la mañana, antes de comer, de manera que allí se puede ver en familia con los niños y en Europa por la noche, en prime time, mucho antes de las tres de la mañana, que es el horario habitual. Estamos considerando hacer lo mismo también los sábados. La NBA tiene una cada vez mayor vocación internacional.

P. ¿Qué herramientas tienen para fomentar fuera de EEUU el seguimiento de la mejor liga del mundo?

R. Si antes el seguimiento de los deportes era exclusivamente por televisión, ahora este canal sigue siendo muy importante, pero ya no es el único. Las tecnologías digitales nos dan la oportunidad de interactuar con los seguidores. Por ejemplo, estamos retransmitiendo en streaming por Youtube entrenamientos de los equipos. La idea es que la gente se pueda sentir cerca de los jugadores, ver incluso dónde tienen su taquilla en los vestuarios.

P. ¿Qué percepción se tiene en EE UU de las ligas europeas?

R. Se sabe que Europa ha pasado una crisis muy dura, que ha frenado un poco el crecimiento que venía experimentando la NBA, pero se mira al continente como una grandísima oportunidad. Saben también que en las escuelas de cualquier país hay canastas, que hay cultura de baloncesto.

P. El baloncesto español pasa por un momento único. Si no captan ahora seguidores para la NBA, ¿cuándo lo harán?

R. El momento ayuda, sin duda. Pero todavía quedan jugadores para rato. Lo bueno que tenemos ahora en España es que nos hemos vuelto muy competitivos: lo hacemos bien en casi todos los deportes. Detrás de los Gasol y compañía vendrán otros.

“Las ligas europeas no atraen inversión”

“España es el mayor mercado europeo para la NBA”

La NBA tiene un modelo de funcionamiento muy particular basado en las franquicias. ¿Cree que se debería imitar en Europa?

Las leyes impiden que las ligas europeas sean como la de EE UU, donde los equipos tienen dueños. Aquí hay clubs sociales, como el Barça y el Madrid, que son de los socios; las ligas deben tener ascensos y descensos, no pueden ser cerradas... Como continente, las competiciones europeas son muy diversas.

Pero si lo que se busca es un modelo en el que se haga dinero, hace falta que los inversores tengan estabilidad, que sepan que no puede haber un descenso que de repente derrumbe todo el plan. El sistema de EE UU permite que haya equipos que se gasten 500 millones de euros en un estadio y luego 300 más en crear una plantilla. El modelo europeo tensiona más la competición en los puestos de descenso, pero desincentiva las grandes inversiones.

En EEUU, el equipo que peor lo ha hecho es el primero en elegir entre las jóvenes promesas. Eso no sería costoso de aplicar.

Los sindicatos y la UE te dirían que el jugador es libre de escoger dónde quiere trabajar. Para nosotros el sistema del Draft es vital. Cualquier aficionado de la NBA sabe que su equipo tiene opciones de ganar a cualquier otro. Igualar la competición es uno de los principios que se deben proteger en el deporte.

Normas