Solo el 18% se resiste a participar por ese motivo

La presión social nos lleva a jugar a la lotería de Navidad

Un estudio de la Fundación Codere apunta a que la ‘envidia preventiva’ lleva a muchos a adquirir ciertos números para evitar ser los únicos en quedarse sin premio en su entorno.

Tres personas celebran el Gordo de la lotería de Navidad en una administración.
Tres personas celebran el Gordo de la lotería de Navidad en una administración.

En el trabajo, en el bar, en la asociación del barrio… es difícil encontrar en estas fechas en nuestro país un grupo de amigos o conocidos que no se haya hecho ya con algún décimo en grupo para participar en el sorteo extraordinario de la lotería de Navidad. Y, siendo sinceros, la mayoría compramos por aquello de “y si le toca al resto y a mí no”. Es lo que la Fundación Codere llama envidia preventiva en su estudio sobre la percepción social del juego de azar en España. Se trata de un fenómeno que la mayoría reconoce pero al que este informe pone cifras: más de la mitad de quienes juegan a la lotería de Navidad aseguran hacerlo porque se lo ofrecen en bares, comercios, la empresa, etc. (51,8%), el documento señala que su perfil coincide básicamente con el de quienes tienen más vida social o laboral, menores de 55 años.

La encuesta pone también de manifiesto otros comportamientos propios de quienes participan en el sorteo extraordinario del 22 de diciembre (en 2014, jugaron el 73,1% de los 34.118.444 residentes en España de entre 18 y 75 años, es decir, casi 25 millones). Principalmente, lo hacen por costumbre (tal y como señalaron el 88% de los encuestados) o presión social. De acuerdo con los datos de la Fundación Codere, solo el 18% de los posibles jugadores resisten a comprar por envidia preventiva, mientras que el 8,8% se sustrae al clima de presión social por otras causas. Y es que, aunque la mayoría de los españoles juegan al Gordo de Navidad, solo el 25% señaló que participó porque le gusta la lotería: el 56% declaró jugar todos los días o varias veces a la semana y el 43% hacerlo semanalmente.

Las cifras muestran también que la mayoría de esas personas que habitualmente no participan en juegos de azar, pero sí lo hacen en la lotería navideña encuentran motivos para no hacerlo: un 43,3% de los jugadores encuestados por la Fundación Codere afirmó que preferiría no jugar para no perder y un 35% consideró que no hay grandes premios en el sorteo que merezcan la pena para como para tentar la suerte.

Normas