El grupo analiza los proyectos que se pueden autofinanciar

Abengoa evalúa cuáles de sus 700 filiales pedirán escudo judicial

Vista de la entrada a las obras en el complejo Antel Arena, una de los trabajos llevados adelante por la firma Teyma, propiedad de Abengoa.
Vista de la entrada a las obras en el complejo Antel Arena, una de los trabajos llevados adelante por la firma Teyma, propiedad de Abengoa. EFE

La única solicitud de preconcurso presentada por Abengoa, en un juzgado de Sevilla, donde tiene la sede social, se refiere a la matriz, según fuentes jurídicas. Está por ver qué efecto de arrastre tiene en las 706 sociedades que dependen de la compañía.

Queda un largo recorrido para los próximos meses, en los que se pondrá la lupa sobre la capacidad de generación de flujo de caja suficiente para pagar la deuda asociada a cada negocio.

La deuda asociada a proyectos (proyect finance, en la jerga) se sitúa preliminarmente en unos 10.000 millones de euros. Los negocios con esta deuda son, esencialmente, los susceptibles de solicitar el preconcurso. Esta cifra, con todo, debe ponerse en cuarentena hasta que KPMGelabore el informe detallado de la deuda que los bancos acreedores exigieron el lunes.

Abengoa evalúa cuáles de sus 700 filiales pedirán escudo judicial ampliar foto

Lo único que ocurre de entrada en un preconcurso es que el secretario judicial deja constancia de la comunicación. “La tutela judicial se limita a decidir, en caso de que se solicite un embargo o una ejecución, si ese embargo supone un daño para la actividad de la compañía. Lo más común es que se deniegue”, explica Juan Ignacio Fernández Aguado, socio de procesal de CMS Albiñana & Suárez de Lezo.

ABENGOA 0,02 4,32%
ABENGOA B 0,00 16,67%

La duración máxima del preconcurso es de cuatro meses, tiempo durante el cual la sociedad no podrá ser sometida a una solicitud de concurso necesario por sus acreedores.

La compañía está evaluando en cuáles de las filiales será necesaria la protección del artículo 5 bis de la Ley Concursal y para ello está teniendo en cuenta la generación de la caja necesaria. “Hay negocios en unos 50 países a lo largo de todo el planeta, y se solicitará esa figura o una equivalente en cada una de las jurisdicciones siempre que la filial no pueda autofinanciarse”, señalan fuentes conocedoras de la situación de la compañía.

La gran misión de Abengoa, llegado este punto, es proteger los activos que puedan incurrir en impago, para que no haya acreedores que se adelanten y soliciten ejecuciones antes que el resto. Es la fórmula lógica de proteger su balance, explican fuentes jurídicas.

“El proceso de solicitud de preconcurso de las filiales situadas en España es sencillo. Se han de presentar donde la matriz tenga su centro de intereses. Se procesan como causas separadas, pero en última instancia están ligadas a la matriz”, explica Agustín Bou, socio experto en Reestructuraciones e Insolvencias de Jausas. En este caso, todas las solicitudes irían a parar al juzgado sevillano.

De las sociedades en las que Abengoa controlaba el 100% del capital a finales del año pasado, hay unas 250 con sede en España, la mayor parte de ellas, más de 220, están en Sevilla, según el informe anual de Abengoa del año pasado. Eso sí, que tengan la sede aquí no significa que obtengan los ingresos en terreno nacional. La facturación en España del grupo supuso solo el 14% de los 4.872 millones comunicados en total entre enero y septiembre.

El modo de proceder con las filiales de la mayoría de los países de la Unión Europea es similar. Lo usual es que se acumulen en el mismo juzgado de lo mercantil, en este caso en el sevillano, explican desde otro despacho de abogados. Abengoa tiene unas 40 filiales repartidas por Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Luxemburgo y Reino Unido, entre otros países europeos. Los ingresos en toda Europa sumaron 11% del total, hasta alcanzar los 550 millones a cierre del pasado septiembre.

La presencia de Abengoa en Estados Unidos también es muy importante, lo que es una buena noticia de cara a solicitar la protección judicial de preconcurso. “En este país también existe una figura similar a la del preconcurso español y, aunque puede abrir también allí un procedimiento, existen reglas de cooperación entre procedimientos”, avisa el experto de Jausas.

La expansión de Abengoa en la mayor economía del mundo se aceleró con la apuesta por las energías renovables de la administración de Obama. Entre 2009 y 2010 anunció la puesta en marcha de dos plantas solares gigantes, una en California y otra en Arizona, que recibieron una financiación conjunta de unos 2.650 millones de dólares (ahora, alrededor de unos 2.500 millones de euros), en gran parte en forma de subvenciones por parte de la administración estadounidense. Las filiales de Abengoa en el país controladas al 100% por la matriz eran 79 el pasado ejercicio. EE UU proporcionó en los nueve primeros meses del año el 28% de sus ventas.

La mala noticia es que existen 238 sociedades en otros países, la mayor parte latinoamericanos, donde el proceso concursal o preconcursal es la ley de la selva. La mayor parte de estas jurisdicciones son latinoamericanas, que generan el 35% de su facturación en países como Brasil, Chile, Uruguay, México y Perú, entre otros. Pero también dispone de filiales en Israel, Japón o Sudáfrica. En total está presente en más de 50 países.

Normas