Breakingviews

El negocio del Manchester City

El deporte tiende a consumir capital en lugar de a crearlo. Las felicitaciones suelen llenar el vacío. La inversión de 400 millones de dólares (377 millones de euros) de dos grupos chinos en uno de los equipos más exitosos de Reino Unido podría romper el molde. Pero, los inversores del fútbol inglés parecen valorar los trofeos sobre el lucro.

El jeque real de Abu Dhabi, Mansour bin Zayed Al-Nahyan, ha anotado en ambos frentes. El Manchester City es uno de los mejores equipos de Europa y en la actualidad lidera la primera división la Premier League inglesa. Al-Nahyan compró el club al político tailandés Thaksin Shinawatra por 200 millones de libras en 2008. Los trofeos han llegado, al menos en parte, ya que el jeque invirtió 1.000 millones de libras en la empresa. Aun así, las inversiones del uno de diciembre implican un valor patrimonial de 2.000 millones de libras.

Los chinos CMC Holdings y CITIC capital están pagando un importante precio por la participación del 13% en City Football Group –el holding que está detrás del Manchester City–. Incluyendo la deuda neta del grupo, la etiqueta de 2.000 millones de libras valora la empresa en unas 6,1 veces sus ingresos del año pasado, según muestra un cálculo de Breakingviews.

Eso es, una escalofriante prima del 20% con respecto a rival inglés de la Premier League Manchester United, que cotiza en 5,1 veces los ingresos.

El historial financiero del City ha mejorado recientemente, pero sigue teniendo más altibajos que las actuaciones del equipo en el terreno de juego. Si el City puede mantener los salarios de los jugadores bajo control y el equipo sigue ganando, estas cifras son susceptibles de mejorar. Los ingresos récord de 5.100 millones de libras de la Premier League por derechos de televisión impulsarán a todos los equipos de primera división y podrían llenar más la vitrina de trofeos del Manchester City. Pero hay un premio mayor. El mayor trofeo que se persigue –en Reino Unido y China– es el reconocimiento del poder atractivo.

Normas