Lleva 211 contratados frente al objetivo inicial de 120

Iberia refuerza a los pilotos con el doble de fichajes de lo previsto

Un piloto de Iberia revisa el libro de ruta en la cabina del avión.  Pablo Monge
Un piloto de Iberia revisa el libro de ruta en la cabina del avión. / Pablo Monge

Iberia ha adquirido 29 aviones de larga distancia en el último año (13 A330 y 16 A350); ha comenzado a potenciar con mayores frecuencias los destinos recuperados, y analiza la apertura de operaciones hacia Johannesburgo, Tokio, Toronto, Doha, Brasilia, Managua, Guadalajara y Asunción. Por todo ello, está incorporando un notable número de pilotos que atenderán las expectativas de crecimiento. Acompañan las condiciones laborales firmadas el año pasado con el sindicato Sepla y las previsiones de mejora tanto en el rendimiento económico como en la demanda.

Este contexto favorable para la aerolínea motivó el inicio, el pasado verano, de un proceso de incorporación de pilotos tras 11 años de sequía en las contrataciones. El presidente, Luis Gallego, fijó el objetivo en 120 fichajes y, eso sí, abría el casting a 200 profesionales para asegurarse margen de maniobra. Con el paso de los meses, estas previsiones se han elevado y serán 211 los pilotos que se incorporen, algunos lo deben hacer aún en 2016, a la nómina de Iberia. Fuentes de toda solvencia aseguran que las contrataciones quedarán abiertas en función de la evolución de la compañía.

Esta aerolínea integrada en el holding IAG debe cubrir tanto el citado incremento de producción, como el centenar de progresiones de copilotos a comandantes que estaban previstas para 2015 y la salida de 244 pilotos que se han acogido al ERE voluntario entre 2014 y 2015 (180 en este último ejercicio). El ajuste afecta a un total de 1.427 empleados entre todos los colectivos.

La aerolínea ha adquirido 29 aviones de largo radio en el último año

Los acuerdos laborales, con la bajada del nivel salarial de entrada para los pilotos, han sido clave para esta promoción de empleo, que, por otra parte, ha atraído a centenares de aspirantes. El personal entrante lo hace con salarios brutos anuales de 35.000 a 40.000 euros, mientras en la actual plantilla hay copilotos con sueldos que alcanzan los 130.000 euros y comandantes que llegan a los 160.000 euros brutos.

Iberia refuerza a los pilotos con el doble de fichajes de lo previsto

Mayor exigencia

La plantilla de pilotos de Iberia tiene 1.200 integrantes que deben cubrir el incremento esperado del 6,5% anual en asientos ofertados por kilómetro (AKO). Una circunstancia que ha obligado a aumentar el equipo. Los nuevos pilotos entran como segundos para vuelos de corto y medio radio, para después progresar a segundos de largo radio; comandantes de corto, y, por último, comandantes de vuelos de larga distancia.

Iberia también espera 16 nuevos aviones, entre A330 y A350, ambos modelos para rutas de largo radio. Al margen de la expectativa de un petróleo barato con que operan las aerolíneas de IAG, Iberia espera capturar un 10% de ahorro en consumo de combustible por la llegada de este tipo de aviones de dos motores y más eficientes (consumen una media del 15% menos que los A340 de cuatro motores que van a reemplazar).

En cuanto a producción, Montevideo, Santo Domingo, La Habana y San Juan de Puerto Rico son algunos de los destinos recuperados por la compañía que preside Gallego, que también ha abierto operaciones entre Madrid y las ciudades de Cali y Medellín.

Pendientes del Supremo para completar el ERE

Iberia está a la espera de que el Tribunal Supremo se pronuncie sobre la validez, o no, del ERE voluntario 2014-2017. El ajuste, diseñado sobre un objetivo de 1.427 bajas, fue recurrido por los sindicatos del personal de tierra CTA y CGT y reducido a los años 2014 y 2015. La empresa presentó recurso a esa decisión.

De obtener el respaldo del alto tribunal, el ERE se mantendría en pie hasta finales de 2017. Pero si Iberia pierde, su intención es presentar un nuevo programa de bajas voluntarias para los dos próximos ejercicios, cuyas condiciones serían idénticas (basadas en el ERE marco 72/01 de Iberia) aunque el objetivo de bajas no ha trascendido aún.

Iberia quiere estar preparada para el caso de que la resolución del Supremo le sea adversa y ya tiene abiertos contactos preliminares con los representantes de los trabajadores.

A juicio de la dirección, el excedente de personal se encuentra principalmente entre el personal de tierra, mientras el de los tripulantes de cabina de pasajeros se está reduciendo prácticamente hasta cero con la creciente actividad de la compañía.

Al margen de estas conversaciones, Luis Gallego mantiene todos los meses un encuentro con trabajadores de distintas áreas de la aerolínea. La costumbre fue instaurada cuando el ejecutivo saltó de Iberia Express a Iberia, en sustitución de Rafael Sánchez Lozano y luego de Antonio Vázquez, y en estos desayunos se busca un intercambio de información por el que el presidente habla de la evolución de la firma y pide a los empleados que no se instalen en la complacencia, mientras sus interlocutores ofrecen su punto de vista sobre los cambios en la empresa y el día a día.

Normas