Invierte 120 millones en remodelar sus 700 oficinas

Abanca está abierta a protagonizar más fusiones

El vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (i), junto al consejero delegado, Francisco Botas (c).
El vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (i), junto al consejero delegado, Francisco Botas (c). EFE

El dueño y vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, inauguró ayer el nuevo modelo de oficina que quiere implantar en toda la red de la entidad, incluidas las 74 sucursales que tiene fuera de su zona de origen. Para ello, invertirá 120 millones de euros en tres años. El nuevo modelo de agencia cuenta con espacios abiertos, con tres zonas de espera para el cliente, en las que se incluye wifi gratis. En ellas, el usuario puede coger un ticket con el búmero de espera y con el nombre del gestor que quiere que le atienda. La idea es conjugar el canal tradicional de sucursal con el resto de los canales alternativos para operar.

Con este proyecto, con el que pretende agilizar la atención al cliente y aumentar su vinculación, da muestras de su apuesta por mantener independiente Abanca, pese a las insistentes especulaciones que apuntan a una absorción de este banco, o de cualquiera de las entidades provenientes de las antiguas cajas de ahorros. Escotet, de hecho, descarta cualquier fusión hasta finales de 2016, ya que asegura que Abanca es una de las entidades españolas más solventes, con un colchón de 1.600 millones de euros de excedente.

No obstante, afirma que Abanca está abierto a estudiar las oportunidades que puedan surgir en los próximos meses o años en España, pero siempre Abanca como protagonista. En todo caso, la cúpula del banco gallego no cree que se produzcan nuevas fusiones en España hasta finales del próximo ejercicio o en 2017.

La entidad asegura que tampoco necesita más sucursales fuera de Galicia, Asturias y León. Su idea es mantener las 700 que tiene en la actualidad, de las que 74 están ubicadas en el resto de España. Eso sí, no renuncia a publicitar la marca en todo el país como banco para operar online. Francisco Botas, consejero delegado de la firma, afirma que en tres semanas que llevan anunciando Abanca como banco que opera por teléfono e internet en toda España se ha duplicado el negocio que tiene fuera de su zona de influencia.

El principal accionista de la entidad calificó el proyecto de remodelación de las oficinas de Abanca de “histórica” para el banco tras la compra de Novagalicia y su posterior cambio de marca.
Abanca es una de las entidades acreedoras de Abengoa, con unos 90 millones de euros. La entidad, como harán gran parte de las firmas con exposición a la empresa andaluza, provisionará como medida de prudencia el 25% de su inversión, aunque ya tienen dotados siete millones, y unos 50 millones de su exposición está en proyect finance en Estados Unidos, y están garantizados.

Recta final para comprar a Bankia su filial cubana

Juan Carlos Escotet ha visto una oportunidad en la apertura de la economía cubana. Gran conocedor del mercado financiero latinoamericano (tiene uno de los principales bancos privados de Venezuela, Banesco, con filiales en diversos países del continente), ha decidido ahora apostar por Cuba y ha optado por participar en la subasta para comprar la filial de Bankia en este país, Corporación Financiera La Habana, en la que el Estado cubano tiene alrededor del 40%. Su apuesta le ha llevado ya a sortear al resto de sus contrincantes en esta operación, salvo uno, Bank Nacional of Canada. Este banco norteamericano y Abanca son los dos últimos pujantes para hacerse con la entidad isleña, en la que la firma gallega busca hacer negocio con los 150.000 gallegos que viven en Cuba o con sus descendientes ahora que el país caribeño ha llegado a un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. La inversión en esta operación es pequeña, ya que el capital total de Corporación Financiera La Habana es de 30 millones de euros. Bankia entró en esta firma cubana en 1995 (entonces era Caja Madrid) aprovechando que iba de la mano del Gobierno de ese país. Pero tras las ayudas recibidas de 22.424 millones de euros la entidad española se ha visto obligada a vender todas sus filiales y participaciones industriales, y está es una de las últimas que tiene en su cartera. Escotet, gran especialista en medios de pago, pretende especializar la firma (si gana la puja) en esta actividad.

Normas
Entra en El País para participar