UBP considera que se debe apostar por la TI para mejorar la productividad mundial

Invertir en tecnología será clave para mantener el crecimiento

El avance del 3,1% de la economía española será "muy difícil de mantener en los próximos años"

La política monetaria sigue teniendo un retorno "bastante pobre" en los países de la zona euro

Un informático controla un ordenador desde un centro de supercomputación.
Un informático controla un ordenador desde un centro de supercomputación.

La tecnología sigue estando, cada vez más presente, en todos los ámbitos. Sin embargo, lo que pocos preveían es que podría llegar a tener una repercusión tan elevada en el comportamiento de los mercados. 

Según las Perspectivas Económicas y de Mercado que ha presentado este miércoles la gestora de fondos para clientes privados e institucionales UBP para el año 2016, la tecnología será el motor de crecimiento tanto en los países desarrollados como en los emergentes gracias a su eficiencia en costes y a su capacidad de crecer con rapidez. 

Por ello, Patrice Gautry, economista jefe de UBP considera que este es el sector en el han de centrarse las inversiones, pues es la única forma de mejorar la falta de productividad, que es uno de los problemas que está limitando el crecimiento de los países desarrollados y que puede afectar también al futuro. 

En este sentido, Gautry ha explicado que la política monetaria está teniendo un retorno "bastante pobre" en el crecimiento de los países de la zona euro, pese a que el BCE está haciendo grandes esfuerzos inyectando liquidez. Por ello, "el problema" llegará en el momento en el que se dejen de aplicar estas políticas no convencionales, tras las que se tendría que seguir manteniendo la senda de crecimiento experimentada después de la crisis.

"El problema son los próximos años", ha señalado el economista de UBP tras asegurar que la previsión de crecimiento del 1,7% para el próximo año en la zona euro es un dato positivo. No obstante, la falta de productividad en estos países "podría restar" a partir de 2016. 

A ello también se suman los niveles de inflación, que, aunque se aprecia una leve mejora, continuarán muy bajos en los países desarrollados y estarán marcados por la volatilidad, que se verá afectada en gran medida por las próximas subidas de tipos de interés de la Fed y por las acciones que lleve a cabo, indirectamente, el BCE para hacer que suba el euro. 

Las elecciones no pondrán en riesgo los mercados

En lo que respecta a España, las perspectivas siguen siendo positivas, aunque Gautry ha señalado que el crecimiento del 3,1% que registrará en en 2015 será "muy difícil de mantener" en los próximos años, en los que se situará entre el 2,5% y el 2,8%.

"No se espera un gran crecimiento, lo que se espera es que todos los sectores participen en este crecimiento", ha afirmado el economista, quien también ha asegurado que la deuda y la política fiscal "deberán ser tenidas en cuenta".

En relación a los conflictos políticos derivados del proceso independentista de Cataluña, Gautry ha mantenido que fuera de España "están menos preocupados" porque no se perciben atisbos de que se vaya a hacer efectiva esa separación.

Del mismo modo, el economista considera que las elecciones no pondrán en riesgo a los mercados, que esperan que el nuevo Gobierno sea fruto de una coalición que no pondrá en entredicho las perspectivas económicas para 2016, aunque "si algo ocurre de forma diferente, se reconsiderará otro escenario".

Normas