El poder de los analistas en la Bolsa

Seis valores españoles dañados por los bancos de inversión

Seis valores españoles dañados por los bancos de inversión

Como si de una onda expansiva se tratara, día a día la repercusión de los informes que elaboran los bancos de inversión sobre las cotizadas españolas es mayor. Las recomendaciones de compra y venta de títulos o las rebajas de los precios objetivos pueden desencadenar un efecto dominó en la renta variable, provocando fuertes oscilaciones en las cotizaciones de las compañías. Es decir, con un simple estudio, las casas de análisis mueven la cotización de las compañías. Este efecto se ha visto incrementado en los últimos tiempos debido a la elevada volatilidad que atraviesa la renta variable en la segunda mitad de 2015 y con mayor incidencia desde el estallido de la crisis de los emergentes.

El ejemplo más reciente tuvo lugar ayer mismo. ArcelorMittal cedió un 4,27%, hasta los 4,6 euros y fue el peor valor del Ibex. La culpa fue un informe elaborado por Barclays sobre el consumo de acero en Europa.Los analistas de la entidad rebajaron su precio objetivo un 48%, desde los 10,5 euros a los 5,5 actuales y recortaron su recomendación desde sobreponderar a igual que el mercado. Los expertos consideran que, a pesar de que la demanda europea de acero goza de buena salud, los precios han caído más de un 30% en lo que va de año, hasta mínimos de 2009. Además, mientras en el Viejo Continente el consumo no se resiente, no ocurre lo mismo en otros país comoEstados Unidos o China, donde ha caído con más fuerza. Desde la entidad creen que para blindar a la compañía de los descensos es necesario la puesta en marcha de una campaña proteccionista a nivel mundial.Los expertos piden a la UE que ponga fin a la pasividad de los últimos meses y que aplique, de una vez por todas, acciones decisivas para aportar estabilidad a la industria acerera.

Uno de los más casos más sonados lo protagonizó Repsol el pasado 15 de octubre. Coincidiendo con la presentación de su plan estratégico para los próximos cinco años, Goldman Sachs emitió una nota que provocó que las acciones de la petrolera pasaran de subir un 3,8% a cerrar con una caída del 4,28%. Contradiciendo a la mayoría de los analistas, el banco estadounidense cuestionaba la capacidad de la petrolera de alcanzar sus objetivos y señalaba que en los próximos dos años Repsol deberá reducir deuda por importe de entre 7.000 y 5.000 millones para poder mantener su calificación crediticia con el precio del crudo entre los 65 y 75 dólares por barril.Además, los expertos de la entidad ponían en duda la capacidad de Repsol de emitir deuda híbrida por importe de 3.100 millones. Tres semanas después, Goldman publicó una contrainforme en el que analizaba en profundidad el plan presentado por la compañía y revisaba al alza la recomendación desde vender a neutral. En esta ocasión, la entidad señalaba que las medidas anunciadas para reducir la deuda eran suficientes.

La cadena de supermercados Dia tampoco ha sido inmune a las recomendaciones de los analistas.El pasado 27 de octubre la compañía cedió un 6,98% en Bolsa tras la valoración que los expertos de Exane BNPParibas realizaron de sus resultados. Aunque la empresa obtuvo un resultado bruto de explotación (ebitda) un 6,9% superior al registrado en el mismo periodo de 2014 y sus ventas aumentaron un 14% (destaca la mejora de la facturación en España), los expertos de la entidad consideraron que las cifras eran insuficientes.Tras la conferencia con analistas, Exane resaltó que las previsiones de Dia son decepcionantes, pues no prevé crecimientos positivos de las ventas en superficie comparable en España y Portugal hasta el segundo trimestre 2016 (en los nueve primeros meses de 2015 cedieron un 2,3%). Asimismo, las previsiones de ebitda que maneja la entidad para este ejercicio se sitúan ligeramente por debajo del consenso de mercado.

El fabricante de acero inoxidable es uno de los peores valores del Ibex 35. La debilidad de las materias primas, derivada de las dudas sobre el crecimiento en China, ha pasado factura a Acerinox, que cede un 17,6% en lo que va de año. Pero los poderes de Goldman Sachs también se han dejado sentir en su cotización. El pasado 27 de octubre sufrió una caída del 6,4%, justo tres días antes de que presentara sus cuentas trimestrales.

El banco de inversión estadounidense publicó un informe sobre el sector del acero en el que advertía del riesgo de que los resultados del cuarto trimestre queden por debajo de las expectativas. Así, Goldman Sachs recortó a Acerinox la recomendación hasta neutral desde comprar y sacó a la compañía española de su lista de valores preferidos, lo que detonó su fuerte caída en la sesión. Yeso que después de publicar los cuentas, que no fueron tan negativas como esperaba el mercado, la compañía repuntó un 7,3% en las dos sesiones siguientes.

El grupo de autopistas sufrió una caída del 2,6% el 20 de octubre, después de que Nomura publicara un duro análisis en el que le recortó un 24% el precio objetivo, hasta los 12,4 euros por acción desde los 16,3, y le rebajó la recomendación hasta reducir desde neutral. El banco japonés aducía varias razones para este varapalo a Abertis. Entre ellas, los problemas para que pueda cobrar del Estado la totalidad de los 1.670 millones que se le deberían entregar por compensaciones en la autopista AP-7. Nomura aduce también que su precio objetivo es el más bajo del mercado y sugiere que algunos inversores prefieren a su rival Vinci, a la que justo por esa fechas había subido el precio objetivo hasta los 70,4 euros por acción desde los 64,3. Abertis, pese a que ha sufrido en Bolsa en las últimas sesiones tras la colocación acelerada por parte del CVC del 6,3% del capital, se sitúa por encima de la valoración de Nomura. Ayer cerró a 14,08 euros por acción.

El grupo de servicios fue la diana de un informe de Goldman el 30 de octubre. Aunque la firma estadounidense mantiene que Ferrovial cuenta con un fuerte potencial de crecimiento a largo plazo, avisa de que a medio plazo la compañía está bien valorada. Así, le bajó el precio objetivo a 24 euros por acción desde 25 y le recortó la recomendación hasta neutral desde comprar. Ferrovial cayó un 1,39% el día que se conoció el informe y un 1,09% el siguiente. Unos días después, la compañía volvía a caer, esta vez un 2,28%, arrastrada por un informe de Royal Bank of Canada, que recortó su recomendación hasta un comportamiento igual al del sector, desde superior.

Normas