El sector apuesta por hacer menos ventas pero más rentables y de inmuebles propios

La gran banca salda 40.000 pisos a 132.000 euros en lo que va de año

Poniendo el foco en los activos adjudicados en sus balances por encima de los pisos de promotores, las seis mayores entidades han vendido más de 40.000 inmuebles en lo que va de año.

Javier de Oro, director de activos inmobiliarios de Aliseda, y Pedro Berlinches, director general de la firma.
Javier de Oro, director de activos inmobiliarios de Aliseda, y Pedro Berlinches, director general de la firma.

A la banca española le restan por digerir 90.000 millones de euros de activos inmobiliarios adjudicados durante la crisis financiera, según las estimaciones de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Pese a que semejante carga, y el resto de activos tóxicos se están comiendo, dicen estos expertos, la mitad de la rentabilidad del negocio de las entidades financieras del país, soltar lastre ha dejado de ser la prioridad básica del sector.

Desde la aprobación de los llamados decretos Guindos, que multiplicaron las provisiones sobre la cartera de activos tóxicos de la banca a comienzos de 2012, las grandes firmas del sector se han desecho de más 300.000 inmuebles.

Sin embargo, la consecución de las dotaciones y la promesa de un mercado en vías de recuperación han llevado a las entidades a comenzar a rebajar el ritmo de ventas este año aplicando a estas operaciones en su nueva filosofía, recuperar la rentabilidad, también en la venta de los pisos adjudicados.

Las claves de cada entidad

Banco Sabadell

En el análisis de la actividad inmobiliaria de cada entidad financiera destaca, como es usual el caso de Sabadell, que relega en su plataforma Solvia, la gestión de su ladrillo. Gracias a ello Sabadell logra los ingresos más altos del sector, con 1.600 millones en los nueve primeros meses del año, así como el precio de venta más alto por inmueble, que roza los 210.000 euros.

Banco Popular

Uno de los casos más llamativos del sector es el de Banco Popular que ha pasado de ser la entidad menos activa en el ámbito inmobiliario a liderar el número de ventas, con 9.260 transacciones hasta septiembre. En la transformación ha resultado clave la externalización de su plataforma inmobiliaria, Aliseda, ahora en manos de los fondos Kennedy Wilson y Värde Partners.

Bankia

En el otro extremo de estos dos casos se encuentra Bankia, que sella el menor número de ventas de la gran banca, con 6.100 transacciones, y los ingresos más bajos, 384 millones, lo que arroja un precio medio de 62.951 euros. Menos de la mitad que la media del conjunto de grandes entidades.

Banco Santander

Banco Santander ha sellado 8.411 operaciones inmobiliarias en lo que va de año, ingresando por ellas 1.485 millones de euros, lo que arroja un precio medio de 176.500 euros.

BBVA y Caixabank

BBVA ha realizado 6.696 ventas en lo que va de año a través de su plataforma, Anida, pero no facilita el volumen de ingresos correspondiente. De CaixaBank, que no ha publicitado sus cifras, solo puede estimarse que ha ingresado 1.404 millones por su labor inmobiliaria.

Y el panorama parece acompañar. “Un entorno macroeconómico más fuerte, tipos de interés persistentemente más bajos y menores embargos de vivienda incrementarán la concesión de hipotecas y presionarán al alza los precios de la vivienda en España, si la demanda se recupera”, rezaba un reciente análisis del a agencia de calificación crediticia Moody´s.

Es más, los analistas de la firma creen que el proceso tiende a realimentarse y se hará notar aún más en el último trimestre del año. “El incremento en la concesión probablemente se traduzca en precios inmobilarios más altos en lo que queda de 2015”, aseveran.

Así, en lo que va de año, las entidades han puesto el foco en la venta de inmuebles de su propio balance, lo que hace incomparables las cifras con ejercicios anteriores, en los que apostaron también por dar salida a pisos de promotores a los que financian.

En total, Santander, BBVA, Sabadell, Popular y Bankia han saldado 38.121 inmuebles en los nueve primeros meses del año. Aunque CaixaBank ha rechazado revelar sus cifras, la entidad catalana había comercializado ya 5.907 inmuebles en el primer semestre, lo que eleva las transacciones del sector por encima de las 40.000.

Incluyendo, entonces sí, los inmuebles de promotores a los que financian, estas seis entidades habían vendido 68.000 inmuebles en el mismo periodo del ejercicio anterior. Una diferencia fundamental, sin embargo, es que en los tres primeros meses de 2014, el precio medio de venta de los inmuebles de la banca se situaba en el entorno de los 149.000 euros.

Obviando las cifras incompletas de BBVA y CaixaBank, que en el primer caso no revela los ingresos obtenidos, y en el segundo no detalla el número de viviendas comercializadas, el precio medio de venta asciende este año a 160.923 euros.

Una cifra más que destacable teniendo en cuenta que en el arranque de 2014, la banca llegó a saldar sus pisos a una media 125.000 euros para incrementar sus ventas. Esta estrategia permitió multiplicar el número de transacciones, que a estas alturas del año pasado arrojaba un promedio de 250 ventas al día. Este ejercicio, por contra, las entidades han comercializado unos 141 inmuebles al día, o cerca de 190 si se contabilizan los pisos que habría vendido CaixaBank.

La estrategia seguida por las entidades financieras coincide con la que viene adoptando en el último año la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria. Sareb, que tiene a Santander y CaixaBank como principales accionistas privados junto al FROB, ha reducido el ritmo de venta de inmuebles entre particulares des de los 45 pisos diarios al entorno de 30 en el primer semestre del año, último periodo del que ha dado cuenta, con un total de 5.345 operaciones en los seis primeros meses del año pero a mayor precio que en los ejercicios anteriores.

Normas