Editorial

Constructoras con músculo

El hundimiento de la inversión en obra pública y la paralización del sector inmobiliario, dos de las señas de identidad de la larga y profunda crisis económica, impactaron directamente el el sector de la construcción. Sin embargo, ya desde el comienzo de este difícil periodo los grandes grupos españoles empezaron a acometer muy acertadamente una intensa dieta que está dando sus frutos. Acciona, ACS, FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr han desinvertido activos por valor de 50.000 millones de euros desde 2009, cuando empezaron a sufrir más intensamente en sus negocios la caída de la obra local. Y eso, mientras paralelamente volcaban su estrategia en una intensificación de la apertura a nuevos mercados, un camino que ya transitaban con éxito, pero que ampliaron mucho como una virtuosa solución que también ha dado su resultado. El importante proceso de desinversiones de ciertos activos ha tenido además un efecto extraordinariamente positivo en los balances. En términos agregados, las seis grandes han recortado su deuda neta desde más de 62.000 millones de euros a la mitad. Una manera de coger forma y, pese a la crisis, ganar un músculo financiero que es la mejor garantía para intensificar el negocio tradicional, pero sobre todo el área de concesiones y gestión de infraestructuras, ese enorme yacimiento de nuevo negocio.

Normas
Entra en El País para participar