Invertirá 19 millones en uno de sus establecimientos

Meliá se suma a la transformación hotelera del centro de Madrid

Patio interior del Gran Meliá Palacio de los Duques
Patio interior del Gran Meliá Palacio de los Duques

Buenos tiempos para los establecimientos hoteleros de lujo en el centro de Madrid. La llegada de la enseña Four Seasons dentro del complejo Canalejas impulsado por Villar Mir, prevista para finales de 2018, y la compra del Ritz por Mandarin y el grupo inversor Olayan ha puesto a la capital en el punto de mira de inversores, fondos de inversión y cadenas hoteleras internacionales.

Dentro del panorama empresarial nacional, Meliá anunció ayer su apuesta para tomar posiciones en ese segmento de hotel de lujo. Así, transformará el antiguo hotel Ambassador, que operaba bajo la enseña Tryp by Wyndham y contaba con cuatro estrellas, en el futuro Gran Meliá Palacio de los Duques. Una reforma en la que invertirá 19 millones para elevar su categoría a cinco estrellas.

El establecimiento, propiedad de Meliá, está situado cerca del Teatro Real de Madrid. Está situado en un edificio de estilo italiano construido por el arquitecto Matías Laviña Blasco en 1851 que fue residencia de los duques de Granada de Ega y Villahermosa en el siglo XIX y que se asienta sobre el que fuera el mayor convento dominico del siglo XIII. El inmueble ha sido utilizado como establecimiento hotelero desde 1987 y se conservan en él elementos originales como la escalera central. De su reconversión se encargará el arquitecto Álvaro Sans, que ya ha colaborado con Meliá en números proyectos tanto en España como en el extranjero. Tras la reforma pasará a contar con 180 habitaciones y suites –tres menos que en la actualidad– y con diez salas para reuniones.

El vicepresidente y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, aseguró en un comunicado ayer que “Madrid conserva un enorme potencial como destino turístico urbano de referencia, no solo para negocios, sino en aspectos que complementan la experiencia del viajero, como el patrimonio histórico o el arte, donde la ciudad no tiene competencia”.

La cadena hotelera mantiene, según las palabras de su vicepresidente, el objetivo “de ayudar a que Madrid recupere su posición como uno de los destinos turísticos de preferencia a nivel internacional”. Meliá tiene 23 establecimientos en la capital. Tras esta transformación contará con dos bajo la enseña Gran Meliá, tres Innside, un ME, cinco Meliá y el resto Tryp.

El mapa hotelero del centro de Madrid está en plena transformación gracias a los nuevos proyectos en desarrollo. Entre el Ritz, situado en el Paseo del Prado, y la Plaza de España, donde compartirán espacio cuatro hoteles, se proyecta un nuevo enclave del lujo hotelero. Así, junto al futuro hotel del Edificio España se situarán también el VP Plaza España, de cinco estrellas y previsto para septiembre de 2016; un cuatro estrellas superior en la Torre de Madrid que será gestionado por Barceló, y el Dear Hotel, un hotel boutique que abrió sus puertas en julio. En la Gran Vía, The Principal, de Único Hotels, se posiciona como el único establecimiento de categoría cinco estrellas de la arteria.

Pero junto a los ya existentes, los proyectos van sumando protagonismo. A principios de este mes la Fundación Montemadrid puso a la venta la sede de la antigua Caja Madrid a pocos metros de la Puerta del Sol. Un proyecto que ya ha contado con la atracción de muchos inversores y que podría convertirse en un nuevo establecimiento hotelero de lujo que implicaría la entrada de alguna de las enseñas internacionales que aún no están en la ciudad, que se ven impulsadas a la capital ante la moratoria para nuevos proyectos de Barcelona. Cierra el mapa hotelero, el cinco estrellas que el grupo Pestana tiene planeado poner en marcha en la Casa de la Carnicería, en la Plaza Mayor.

Todo ello en un momento en el que la ciudad está mejorando tanto sus números de llegada de visitantes, tanto nacionales como internacionales, como los ingresos medios por habitación disponible, que de marzo a julio acumulan incrementos de doble dígito.

Dos nuevos hoteles de Iberostar

La cadena hotelera de Miguel Fluxà anunció ayer su desembarco en Ibiza en abril de 2016 con el nuevo Iberostar Santa Eulalia Ibiza. Se trata de un establecimiento de 230 habitaciones frente a la playa de s’Argamassa, que tendrá cuatro estrellas y será only adults.

Iberostar también refuerza su presencia en la Costa del Sol, donde contará con un nuevo hotel en Estepona, también con categoría de cuatro estrellas y 265 habitaciones que abrirá sus puertas en marzo del próximo año. Se trata de dos establecimientos propiedad del family office Mazabi.

Normas
Entra en El País para participar