Dónde buscar financiación (según la fase en la que se encuentre tu startup)

Son tres las fases principales que han de tener presentes las empresas de base tecnológica a la hora de buscar financiación

Dónde buscar financiación (según la fase en la que se encuentre tu startup)

La creación de startups y la inversión en estas iniciativas no para de crecer. De hecho, entre enero y octubre solo en España esta cifra ha sido superior a los 460 millones de euros, un 32,5% más que lo recaudado en todo 2014. Sin embargo, son muchos los emprendedores que desconocen cómo obtener financiación, a pesar de que existen numerosas fuentes de ingresos.

Es por ello que desde Starupxplore han elaborado una infografía que pretende servir de guía a los emprendedores para que identifiquen a quienes han de acudir en función de la situación en que se encuentre su startup. Ello se debe, sostienen desde esta organización, a que si los emprendedores conocen cuándo se ha de invertir, tendrán más fácil el camino a la hora de llamar a la puerta adecuada.

La primera de estas fases, denominada pre-semilla, hace referencia al nacimiento de la idea de proyecto. En dicho momento no se ha creado ningún producto ni servicio, por lo que son los propios responsables de la idea los que hacen la primera inyección de capital con sus propios fondos, además de recurrir a las conocidas 3F "Family, Friends and fools”.

A continuación se sitúa la fase semilla, que alude al momento en el que el producto está listo y sale al mercado. Es en esta etapa cuando la participación de financiamiento más importante se lleva a cabo por aceleradoras y algunos fondos especializados en capital semilla, entrando en juego el grueso de inversión de los business angels.

La tercera etapa de la startup, conocida como crecimiento, hace referencia al momento de entrada de los fondos de venture capital. Así, cada ronda de inversión cerrada se categoriza como serie A, serie B, serie C o serie D, según la cuantía que reciban las empresas de base tecnológica.

Crecimiento por etapas

Por último, de la infografía se desprende que las empresas en serie A son aquellas que comienzan a generar ingresos, aunque aún sin beneficios, por lo que para cumplir este objetivo llevan a cabo el cierre de su primera ronda de encuentros con inversores externos. Una categoría en la que la inversión suele alcanzar hasta los cinco millones de euros.

En el caso de las startups de serie A, la inversión que reciben se sitúa entre los 5 y los 20 millones de euros. Cantidad que se amplía hasta los 200 millones de euros en el caso de las iniciativas empresariales de base tecnológica categorizadas dentro de la serie C. Por último, las startups en serie D son las que reciben una financiación externa que supera esta cantidad.

Normas
Entra en El País para participar