Las renovables recibieron 6.775 millones en primas, casi la mitad menos

El superávit eléctrico definitivo de 2014 alcanzó los 650 millones

El excedente debe destinarse a recortar la deuda eléctrica

Se pone fin a más de una década de déficit

Redes de alta tensión.
Redes de alta tensión.

La CNMC tiene lista la liquidación definitiva del sistema eléctrico correspondiente a 2014. Según los datos a los que ha tenido acceso Cinco Días, ese ejercicio cerró con un superávit de la tarifa de acceso de casi 650 millones de euros (concretamente, 648,66 millones), el primero desde el año 2000, cuando el Gobierno de José María Aznar instauró el pernicioso mecanismo de no reconocer todos los costes anuales del sistema para evitar subidas de la luz por encima de ciertos límites, y aplazar a futuro los costes no cobrados pero reconocidos. Los déficit han ido engrosando en estos años una deuda de unos 26.000 millones.

Hasta ahora los costes e ingresos del sistema se liquidaban en 14 mensualidades (las de los meses del año en cursos y las de enero y febrero del siguiente) por lo que ya en marzo se conocía el saldo anual. Desde la aprobación de la reforma eléctrica, el Ministerio de Industria añadió una nueva liquidación, la 15, que se cierra en noviembre del año siguiente. De ahí que hasta ahora, con un retraso de casi un año, no se conozcan los datos definitivos.

La propuesta de liquidación que la CNMC ha remitido para sus alegaciones a las empresas afectadas (las que cuentan con ingresos regulados procedentes de los peajes de acceso) arroja el saldo antes citado y pocos creen que la cifra final vaya a cambiar sustancialmente. Los agentes la recibieron el pasado 27 de octubre, solo cuatro días antes de que terminara el plazo legal, y fuentes de la CNMC aseguran que se publicará a partir del 1 de diciembre.

Aunque el déficit de caja del sistema en lo que va de año es de 1.200 millones, se prevé que 2015 acabe con otro un superávit, quizá de 800 millones.

Según el organismo supervisor, el sistema eléctrico se saldó el año pasado con unos ingresos de 18.463 millones, de los que hay que descontar 2.442 millones de costes no afectados, lo que arroja un saldo de 16.021 millones. Por su parte, los costes sí afectados fueron de 15.373 millones, por lo que el superávit de liquidación superó los 648,6 millones.

La mayor parte de los ingresos proceden de los peajes que los consumidores pagan en la factura de la luz: 14.229 millones de euros, a los que hay que sumar los pagos por capacidad (más de 1.462 millones), que también desembolsan los usuarios, aunque en el precio de la energía, y que liquida la CNMC. La segunda mayor partida de ingresos, 2.963 millones, procede de los impuestos energéticos que el Gobierno creó en enero de 2012 y que el Tesoro recauda en el sistema (el principal tributo es el del 7% a la generación eléctrica) y después reingresa en el mismo. Fuentes empresariales critican lo elevado de un impuesto que es el que, por el lado de los ingresos, ha llevado a un superávit.

En cuanto a los costes, además de los relativos a las propias redes (1.673 millones de euros para las de transporte y 5.013 millones para las de distribución) las primas del régimen especial siguen encabezando la tabla, con 6.775 millones de euros. Una partida que se vio seriamente recortada (llegó a rondar los 10.000 millones antes de la reforma eléctrica) con la reforma eléctrica de 2013. En la liquidación final de 2014 se puede apreciar el tajo.

La Ley Eléctrica obliga a destinar los excedentes anuales del sistema a recortar la deuda eléctrica acumulada. Precisamente, en 2014, los consumidores tuvieron que pagar para esa hipoteca 2.258 millones al fondo de titulización del déficit.

 

Normas