La socimi de la familia Montoro valdrá como mínimo 670 millones

La inmobiliaria GMP saldrá a Bolsa antes de octubre de 2016

Participada por el fondo soberano de Singapur, prevé mantener una alianza a largo plazo entre los socios

Saldrá a Bolsa con un free float mínimo

Torre de BBBVA en el paseo de la Castellana
Torre de BBBVA en el paseo de la Castellana

Una de las inmobiliarias con los mejores edificios de oficinas de Madrid estará en Bolsa antes de octubre del año que viene. GMP Property, constituida en socimi en septiembre del pasado año, cuenta con un periodo de dos años para cotizar obligatoriamente, y en principio, los responsables van a apurar ese plazo, ya que no tienen prisa por dar el paso, aunque ya trabajan en preparar ese salto.

GMP Property está controlada por la familia Montoro, que fundó la compañía en 1979, como una inmobiliaria patrimonialista, es decir, reservada a la obtención de rentas, fundamentalmente por alquileres de oficinas. La división GIC Real Estate Internacional del fondo soberano de Singapur, entró en el capital de esta empresa dentro de esa estrategia de conversión en socimi en septiembre del pasado año. Adquirió un 30% de la inmobiliaria por 200 millones, por lo que la valoración de la compañía quedó en alrededor de los 670 millones de euros.

Esa es una referencia de cuál puede ser el valor de la inmobiliaria en Bolsa, aunque en la empresa se asegura que desde la entrada de GIC, con un mejor clima de la actividad económica en España y gracias a los nuevos inmuebles que se han incorporado a la cartera de la empresa, ese volumen de capitalización puede ser mayor cuando salte al mercado. “GMP vale más que hace un año, sin ninguna duda”, asegura Xavier Barrondo, director general de negocio de GMP.

Se convertirá así en una de las grandes socimis de España, junto a Merlin, Axiare, Hispania y Lar España. La siguiente que se espera en debutar en el mercado es Zambal, del fondo francés IBA Capital, que dispone de inmuebles como el centro comercial ABC Serrano de Madrid o la flagship de Zara en la calle Preciados. Las socimis, sociedades anónimas cotizadas de inversión inmobiliaria, cuentan con la ventaja de no tributar por el impuesto de sociedades, pero están obligadas a pagar dividendos a sus accionistas. Además, cuentan con un periodo de dos años para salir al parqué.

Estabilidad accionarial

La intención de los responsables de GMP es mantener de forma estable la unión de los accionistas actuales una vez en el mercado, que enlaza a los Montoro y a GIC. “Es una alianza estratégica a largo plazo”, afirma Barrondo. Por eso, únicamente la socimi sacará a Bolsa el mínimo exigido como free float, por un pequeño valor estimado de dos millones de euros.

El fondo de Singapur participa en GMP, a su vez, a través de otra socimi, llamada Euro Cervantes, que es la sociedad que controla el 30% del capital. Esta sociedad tiene, además, otros intereses en España, fundamentalmente centros comerciales como La Maquinista (Barcelona) y Habaneras (Torrevieja, Alicante). Los últimos datos disponibles sobre GMP, los del informe anual de 2014, indican que el valor bruto de sus activos alcanzó los 1.282 millones. El 88% de este volumen corresponde a los activos en renta, y un 6% a la promoción y gestión del turismo residencial de Las Colinas Golf & Country Club. A su vez, los ingresos alcanzaron los 94 millones y el ebitda ascendió a 51 millones.

Entre sus edificios destaca la emblemática torre del BBVA, antiguas oficinas centrales del banco, en la Castellana. Por ejemplo, también dispone de la histórica sede del Banco Bilbao, en la calle de Alcalá 16, ocupado por dependencias de la Comunidad de Madrid, o la sede corporativa de Garrigues en la calle Hermosilla. El grupo es propietario, en la actualidad, de más de 410.000 m2 en explotación.

Normas