Editorial

La campaña de Navidad empieza alegre

Las previsiones del sector del gran consumo para la próxima campaña de Navidad apuntan a una importante recuperación de la demanda y del empleo respecto a la campaña de 2014. Los meses de diciembre y enero concentran el 20% de las ventas en este mercado, un porcentaje que en algunas áreas –es el caso de la perfumería o la juguetería– llega hasta el 50%. Ese repunte coyuntural obliga tanto a pequeñas como a grandes empresas a aumentar año tras año sus plantillas con empleos temporales que tradicionalmente solían destinarse a estudiantes, pero que cada vez más a menudo ocupan desempleados.

Las previsiones de contratación para esta campaña de 2015 apuntan a un crecimiento de entre un 15% y un 20% del empleo, lo que supondría la mejor cifra en ocho años y confirmaría que el motor de la recuperación económica en España funciona ya a una sólida velocidad. Las ofertas de trabajo para esta Navidad se concentrarán mayoritariamente en el sector del gran consumo, pero también en el retail y la distribución, que acumulan un considerable cifra de contratos. Como tendencia creciente, el aumento de las compras por internet obligará tanto a operadores logísticos como a plataformas de venta por la red a aumentar también sus plantillas. Entre las compañías que ya han anunciado sus previsiones, destacan Amazon España (600 nuevos contratos, que equivalen a un 47% más) y Carrefour (5.865 plazas), entre otras. En el mercado logístico y de transporte, Correos prevé contratar a unas 1.000 personas, mientras que Seur incrementará su plantilla en un 20%, lo que equivale a 1.500 trabajadores.

Todas estas cifras dibujan una coyuntura económica en la que la demanda interna y, especialmente, el consumo de los hogares ejerce ya su papel tradicional de impulsor del crecimiento. Durante los peores años de la crisis económica, las familias españolas bajaron su nivel de consumo al mínimo, bien por llegar con dificultades a fin de mes o bien por optar por el ahorro ante la inestabilidad creciente del mercado laboral y el fuerte ritmo de destrucción de empleo. La progresiva mejora económica ha devuelto la confianza a esos consumidores, que han comenzado a dejar atrás los duros tiempos de austeridad, vuelven a recuperar sus hábitos de compra y a aumentar con ello las necesidades de contratación por parte de las empresas. Pese a que el empleo de la campaña de Navidad es de carácter temporal, el aumento interanual que reflejan estas previsiones dibuja una mapa económico cuyas perspectivas son cada vez mejores y en el que las estrategias comerciales de las propias empresas tienen que jugar un papel clave para incentivar y mantener encendido el motor del consumo.

Normas