El laboratorio garantiza el suministro para pacientes de riesgo en hospitales

Las farmacias se quedan sin la vacuna contra la meningitis B

En un comunicado, GSK reconoce que es una situación difícil para la compañía

La Asociación Española de Pediatría se queja de la falta de previsión de la compañía

Una farmacia en la Gran Vía de Madrid.
Una farmacia en la Gran Vía de Madrid.

Las farmacias de toda España se han quedado sin vacuna para la meningitis B, como han ido denunciando muchos ciudadanos en distintos foros y confirmado tanto los distribuidores farmacéuticos como GSK, el propio laboratorio fabricante.

El producto se llama Bexsero, una nueva vacuna que anteriormente pertenecía a Novartis, y actualmente está en la cartera de productos del laboratorio británico GSK.

El 15 de septiembre, la Agencia del Medicamento autorizó el cambio de uso de Bexsero, hasta entonces de uso hospitalario al de prescripción médica en los centros de salud, donde los facultativos dan la receta blanca (que no cubre el precio del producto) con la que el usuario lo compra en la farmacia.

Desde el 1 de octubre debía estar disponible en farmacias. Hasta entonces no existía esta terapia de prevención, por lo que la Asociación Española de Pediatría (AEP), ha recomendado su dispensación en el caso de los niños.

Lo que actualmente está ocurriendo es que cuando un ciudadano se acerca a una farmacia para solicitar el producto, la respuesta habitual es que el laboratorio no está sirviendo la vacuna. Desde una distribuidora farmacéutica se confirma que hay desabastecimiento de Bexsero en toda España y así han comenzado a informar a los responsables de las boticas.

Falta de previsión

"No entendemos la falta de previsión de la empresa. El laboratorio debía conocer ya la demanda previamente", asegura Francisco Álvarez, médico experto de la Asociación Española de Pediatría.

El precio de venta es de 106,15 euros por dosis. Para un bebé lactante de hasta cinco meses, son necesarias cuatro, por lo que las familias deben desembolsar 424,60 euros por niño. Además, se puede solicitar para adultos de hasta 50 años (ya que solo existen estudios hasta esa edad, según AEP).

La propia GSK reconoce en un comunicado que la fuerte demanda en España y a nivel mundial “ha tenido un impacto en la planificación de las entregas de los primeros pedidos”, y niega que el problema sea debido “a problemas en la fabricación de la vacuna”.

“Es una situación difícil para la compañía, y aunque estamos respondiendo lo más rápido posible, la fabricación de Bexsero es un proceso complejo y largo -de alrededor de nueve meses- lo que supone que no seamos capaces de atender la demanda tan pronto como quisiéramos”, se asegura en el comunicado de la empresa, que no ha informado sobre cuándo volverá a estar disponible.

Aun así, GSK asegura que el suministro está garantizado para el uso hospitalario en pacientes de riesgo y ante una demanda adicional “ante un posible brote epidémico”. La compañía asegura que trabajan por solventar el problema.

Actualmente la sanidad pública no cubre esta nueva vacuna ni está incluida en el calendario vacunal de las comunidades autónomas, aunque la AEP sí la incluye en sus recomendaciones. El sistema sanitario solo se hace cargo del coste en el caso de algunos grupos de riesgo.

Normas