Advierten las dificultades de uso del nuevo simulador

Patronal y sindicatos quieren el 'sobre naranja'

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos.
El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos.

Desde primera hora de la mañana de ayer las oficinas de información de la Seguridad Social recibieron numerosas llamadas para preguntar cómo se accedía al nuevo simulador de pensiones públicas que se puso en marcha desde las 15.00 horas.

 La expectativa obedecía a que es la primera vez que se facilita una herramienta similar con la que el trabajador puede calcular, según los datos oficiales de cotización, una aproximación de los que cobrará cuando se jubile.

Los distintos agentes del sector de las pensiones públicas y privadas (patronales aseguradoras y sindicatos) celebraron también el arranque de esta calculadora oficial de prestaciones de jubilación, si bien ayer ya advirtieron al Gobierno que esta medida no es suficiente para garantizar la transparencia de los sistemas público y privado de pensiones que exige la ley.

De hecho distintas fuentes del sector asegurador y de los sindicatos UGT y CC OO se quejaron ayer de que el Gobierno haya incumplido su compromiso enviar a partir de 2014 una carta a todos los mayores de 50 años informándoles sobre sus expectativas de pensión. Esto es, cual sería la cuantía aproximada de su prestación de jubilación ordinaria, en el momento en que esta se produjera. Es lo que en el sector asegurador se conoce por el sobre naranja, que es la denominación que se le da en Suecia a la carta que facilita esta información sobre la pensión a sus ciudadanos.

El envío de esta carta a los trabajadores españoles es, además, un compromiso derivado de la reforma socialista de pensiones de 2011. Sin embargo, tras la aprobación de la norma, en los meses que restaron de aquella legislatura, el PSOE no desarrolló esa obligación en un reglamento, tal y como debía hacerse, y dejó esta tarea al siguiente Ejecutivo, que lo asumió inmediatamente.

Pero cuatro años después, la legislatura va a terminar y el sobre naranja sigue sin regularse y, por tanto, sin enviarse. La Seguridad Social estuvo a punto de aprobar un Real Decreto con esta regulación en el que se comprometían a enviar esta carta a todos los mayores de 50 años a partir de 2014 y en tres años a todo aquel que hubiera cotizado al menos cinco años a la Seguridad Social.

Sin embargo, los responsables del Ministerio de Empleo y los de Economía del actual Gobierno del PP no se han puesto de acuerdo sobre la conveniencia de hacer llegar esta información a los futuros pensionistas.

Ante esta situación, la patronal aseguradora (Unespa) y la Asociación de Instituciones de Inversión colectiva y Fondos de pensiones (Inverco) consideraron que el próximo Gobierno que salga de las elecciones no podrá eludir esta obligación legal y el sobre naranja deberá regularse y enviarse en la próxima legislatura.

“Sin duda, el simulador puesto en marcha por la Seguridad Social es un avance importante para aumentar la transparencia del sistema y mejorar la cultura financiera de los ciudadanos, pero no es lo que dice la ley que tiene que hacer el Gobierno”, aseguraba ayer el presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama.

Brecha digital

Para los sindicatos, la calculadora de la web de la seguridad social “no es accesible para todo el mundo, no tienen en cuenta la brecha digital de mucha gente que no está familiarizada con la navegación por internet, ni el uso de estas herramientas”, se quejaba Martín Hermoso, de UGT.

Por su parte CCOO, precisó que el simulador solo cubre las exigencias de transparencia del sector público, porque la ley también obliga a que las aseguradoras y financieras del sector privado informen también de sus prestaciones futuras, en términos homogéneos con el sector privado.

Mártínez-Aldama respondió a esta queja sindical asegurando que el sector financiero “tenía todo preparado para informar sobre las expectativas de pensión tan pronto se publicara el Real Decreto que desarrolla el sobre naranja, pero no podemos enviar nuestra información mientras no sepamos qué criterios de información nos exige la ley”.

Igualmente, los gestores de planes y fondos de pensiones y la patronal aseguradora coincidieron con los sindicatos en que “no todos los ciudadanos están preparados y tienen la cultura digital necesaria para utilizar el simulador, hay que dárselo hecho”.

Apenas una hora y cuarto después de que entrara en funcionamiento el simulador de la pensión futura, la web en la que está alojado se colapsó y así permaneció horas después. Según datos del Ministerio de Empleo, se contabilizaron unas 200.000 visitas en los primeros momentos desde su activación. Estas fuentes se comprometieron a que dicho colapso no impida que se puedan realizar las consultas con normalidad a lo largo de los próximos días.

 

Normas
Entra en El País para participar