Editorial

Transparencia para planificar el futuro

La Seguridad Social inaugura hoy su primer simulador de pensiones públicas en la web, que permitirá a cualquier cotizante calcular cuánto percibirá cuando se jubile. La noticia, que fue anunciada ayer por el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, durante una jornada sobre planes de pensiones organizada por Ibercaja y CincoDías, permitirá a todos los ciudadanos disponer de la información suficiente para planificar financieramente su retiro y complementar, en caso de que sea necesario, el montante de su prestación. El nuevo servicio proporciona una respuesta instantánea sobre los futuros derechos de las 11 modalidades de pensiones que existen en España, a lo que hay que añadir la posibilidad de acceder a información sobre la vida laboral y las cotizaciones del trabajador, cuestiones relacionadas con la protección social, la gestión de la tarjeta sanitaria, el derecho a asistencia sanitaria o la inclusión de familiares a la hora de recibir esa atención, entre otras.

El secretario de Estado de la Seguridad Social insistió ayer en que la puesta en marcha del simulador no excluye el compromiso del Gobierno de enviar una carta anual a los mayores de 50 años aportándoles información sobre cuál podría ser el montante de su pensión, una iniciativa que no se ha llegado a poner en marcha durante la legislatura. Según Burgos, el simulador constituye un paso previo al envío de esa correspondencia; un paso adelante que abre también a los ciudadanos menores de 50 años esa información.

La primera virtud de esta medida es, sin duda, la transparencia. En el caso del simulador, cuanta más información esté disponible para el ciudadano sobre el futuro de su pensión, mayor margen de maniobra tendrá para decidir con tiempo suficiente –y en materia de retiro, el tiempo es un factor clave– si necesitará contratar un plan de prestaciones privado.

El sistema de pensiones español ofrece de media en la actualidad una tasa de sustitución del 73%, lo que supone que la prestación equivale a ese porcentaje tomado sobre el último sueldo del trabajador. Dadas las características de envejecimiento de la demografía española, y la ausencia de momento de políticas que apuesten por neutralizar, ralentizar o revertir ese proceso, España tiene ante sí la necesidad ineludible y urgente de apurar la reforma del sistema de pensiones públicas. Ello implicará optar por abordar o bien modificaciones paramétricas del sistema o bien nuevas fórmulas de financiación, o ambos tipos de medidas combinadas entre sí. A esas soluciones hay que añadir una apuesta para incentivar y facilitar en la medida de lo posible la contratación de planes de pensiones privados. El simulador inaugurado hoy es, en definitiva, un paso adelante en transparencia y una oportunidad para todos.

Normas