Una tableta para olvidarte del ordenador portátil
Surface Pro 4, probamos la tableta que quiere sustituir a tu portátil

Surface Pro 4, probamos la tableta que quiere sustituir a tu portátil

Después de la interesante presentación de Microsoft que tuvo lugar recientemente, donde vimos también Microsoft HoloLens, los nuevos Lumia 950 y el Surface Book, hoy hemos tenido oportunidad de jugar con el nuevo Microsoft Surface Pro 4. Estamos ante una tableta que, siguiendo la filosofía de las anteriores, llega con la intención de hacer que nos olvidemos del ordenador portátil para pasarnos a un formato más adaptado a la movilidad, pero con unas prestaciones muy altas.

Prestaciones para competir con los ordenadores portátiles

Hablamos de especificaciones técnicas punteras a todos los niveles, desde la pantalla de 12,3 pulgadas con 267 ppi como densidad, pasando por su procesador Intel i5 / i7 y sus hasta 16 GB de memoria RAM hasta la capacidad de 1 TB de almacenamiento interno. Y para ello, lo mejor de todo es que nos encontramos con un cuerpo de sólo 8,4 milímetros de grosor. Además, otro punto interesante es que tenemos Windows 10 en su versión de escritorio, luego todos los programas de ordenador que conocemos los podemos utilizar aquí sin mayor problema.

Mucho más de lo que puedes ver a simple vista

A simple vista, un diseño continuista con respecto a la generación anterior del Surface Pro, aunque ligeramente más grande y aún así realmente cómodo de utilizar y llevar encima a todas partes. Cuenta con su teclado-tapa que, junto al soporte que incorpora, nos permite ajustar la inclinación de la pantalla en varias posiciones y, eso sí, nuestra experiencia de uso nos dice que es algo más incómodo utilizarlo reposando su cuerpo sobre las piernas.

Diferenciación y utilidad, su nuevo bolígrafo inteligente

Están centrados en varios públicos interesantes, los de Microsoft, y varios perfiles de uso. Para todos ellos, sin embargo, han rediseñado el bolígrafo inteligente del Surface Pro 4 que viene adherido magnéticamente al cuerpo, y que nos sirve para utilizar como puntero, escribir a mano alzada y mover el cursor a un máximo de 5 centímetros de separación con respecto a la pantalla.

Además de esto, las posibilidades de interacción se completan con un botón en el extremo trasero que despliega ciertas opciones y herramientas durante la escritura, por ejemplo, o su uso como cursor en pantalla. En este sentido, a priori resulta algo poco natural, y quizá tengamos que estar varias horas con el dispositivo para familiarizarnos con estas nuevas opciones.

El teclado también ha mejorado algunos puntos

Como ya adelantábamos el cuerpo de esta nueva tableta es más grande que la generación anterior, y por tanto también lo es el teclado. De esta forma, encontramos ahora una superficie mayor para el trackpad y una separación más amplia entre las teclas, lo que sin duda facilita una escritura más ágil sin necesidad de estar mirando el teclado. Y en este sentido, además tenemos la retroiluminación para no perdernos cuando es de noche, por ejemplo.

Una seguridad mucho más avanzada gracias a Windows Hello

De la mano de Windows 10, el sistema de seguridad Windows Hello nos permite la identificación del usuario a través de la seguridad biométrica, y en el Surface Pro 4 podemos valernos del reconocimiento facial para aumentar considerablemente la seguridad. Con este sistema, que es realmente difícil engañar, mantenemos protegidos bajo mayor seguridad todos nuestros archivos y ficheros almacenados en el dispositivo, así como el simple acceso.

Un dispositivo que convence, pero... ¿y el precio?

Estamos ante un equipo que, como ya hemos comentado, nos ofrece unas muy altas prestaciones en las configuraciones de hardware más avanzadas. El catálogo de posibilidades de Surface Pro 4 parte desde los 999 euros en España con el procesador más simple y la memoria interna más reducida. Ahora bien, también podemos optar por configuraciones aún más potentes como el procesador Intel i7 y los 512 GB de almacenamiento interno.

Hablamos así de un equipo que nos puede llevar a desembolsar hasta 2.499 euros, una cantidad realmente alta si tenemos en cuenta que es una tableta. Lo que no podemos olvidar, sin embargo, es que realmente nos permite prescindir del ordenador portátil, y que el sobrecoste no tiene que ver sino con el formato tableta, más cómodo en movilidad.

Normas