Juan Francisco Polo, director de comunicación y responsabilidad corporativa de Ferrovial

“La acción social genera orgullo de pertenencia”

Juan Francisco Polo, director de comunicación y responsabilidad corporativa de Ferrovial.
Juan Francisco Polo, director de comunicación y responsabilidad corporativa de Ferrovial.

Reconoce Juan Francisco Polo, madrileño de 58 años, que no era la primera vez que Ferrovial se presentaba a los Premios de Innovación Empresarial de CincoDías, reconocimiento que han logrado este año con el proyecto Infraestructuras Sociales. Se trata, señala orgulloso, de un programa de cooperación al desarrollo, puesto en marcha en 2011, para mejorar la cobertura y el acceso al agua para consumo humano y saneamiento básico entre colectivos de alta vulnerabilidad en África y en América Latina.

Pregunta. ¿Cómo surge la iniciativa?
Respuesta. Comienza por la vinculación de Rafael del Pino y Moreno [fundador del grupo Ferrovial, fallecido en 2008] y de su hijo [el actual presidente de la compañía] con África y el proyecto de llevar el agua y la iluminación al Distrito de Serengueti, en Tanzania. En dos años y medio lo llevamos a cabo, pero lo más singular es que no solo nos limitamos a la financiación, sino que trabajamos, codo con codo, con las ONG, en el diseño y ejecución del proyecto, aportando el talento y las habilidades de nuestros profesionales.

P. ¿Por qué se centran en el agua?

"Ferrovial se centra en el agua porque no es un bien de fácil acceso para muchas personas"

R. Porque no es un bien de fácil acceso para muchas personas. Las madres, que son las que se encargan de las tareas de llevar agua al poblado, tardaban cuatro horas diarias y podían hacerlo en 30 minutos. Es un gran avance para estas zonas rurales. Se mejoraron las condiciones de estas señoras, que podían dedicar ese tiempo a otras cosas. Además, las tasas de mortalidad y de morbilidad mejoraron visiblemente.

P. ¿Y decidieron darle continuidad?
R. Empezamos con infraestructuras sociales y decidimos que la labor de acción social estuviera vinculada a la organización. Como empresa de diseño y de construcción de infraestructuras sociales quisimos continuar y repetir lo que hicimos en Tanzania.

P. ¿A qué otros países llevaron su iniciativa solidaria?
R. A otros países de África, como Etiopía o Uganda; y en Latinoamérica, a aquellos países en los que aceptan cooperación, como Colombia, Perú y México. Todos los años abrimos una convocatoria en la que participan ONG, que hacen conducciones de agua, y nosotros financiamos los proyectos para que se lleven a cabo. Este año desarrollamos en Colombia una iniciativa muy interesante.

P. ¿En qué consiste?
R. En la población de El Salado, en el 2000, entraron los paramilitares de Carlos Castaño, lo que hicieron fue una masacre, se cortaban cabezas para utilizarlas como pelota y jugar al fútbol, hubo vejaciones, violaciones... La población, de unas 2.000 personas tuvo que marcharse. Aestas personas se les llamaron los desplazados. Con la llegada del presidente Juan Manuel Santos, algunas familias decidieron regresar. En Colombia hubo un movimiento para recuperar El Salado para sus antiguos habitantes, para devolver la vida allí. Vamos a ayudar a modernizar las infraestructuras del agua para 1.500 familias.

P. ¿Cómo se consigue la implicación de las personas?
R. Nos ponemos la camiseta de la ONG encargada de las infraestructuras, ya que en el diseño intervienen ingenieros, geólogos... Son voluntarios que aportan soluciones, formas de optimizar el trabajo. Lo normal es hacer una donación, nosotros nos involucramos en el proyecto.

P. ¿Qué impacto tiene este tipo de iniciativas en la plantilla de Ferrovial?
R. Se genera un sentimiento de satisfacción, así como un cierto orgullo de pertenencia. Además, hemos recibido premios anteriormente, como el que nos concedió la Unión Europea por ser un proyecto innovador, también recibimos el galardón de Social Investment Pioneer Award, concedido por Naciones Unidas. Todo esto es un aliciente.

P. ¿Qué importancia tiene la responsabilidad social en las compañías?
R. Cada vez es más importante, los altos directivos han incorporado estos parámetros. En esta época de crisis hemos mantenido las actividades de acción social.

“Apoyamos a ONG con cuentas auditadas”

¿El programa Infraestructuras Sociales es la única acción solidaria de Ferrovial?
Tenemos otro programa, Juntos Sumamos, en el que todos los empleados realizan una contribución económica y la empresa incrementa ese importe. Cualquier ONGpuede presentar un proyecto de responsabilidad social corporativa, pueden ser de integración, infancia, educación... Los técnicos de Ferrovial lo valoran y se decide qué iniciativa se apoya. Pero además hay tradición, entre los empleados de la compañía, en iniciativas sociales, como cuando sucede algún tipo de catástrofe, como en Filipinas, Nepal o Haití. Realizamos una colecta entre todos y la empresa dobla el importe de los empleados, que ponemos a disposición de la ONG. Pero no solo aportamos dinero.

¿Qué hacen al margen de esas aportaciones económicas?
Tenemos una participación muy alta de empleados en este tipo de iniciativas, no solo con dinero sino también con su tiempo. Cuando ocurrió el terremoto de Haití, colaboramos con los proyectos de nuestros amigos de Cruz Roja, que nos trajeron sus proyectos para levantar escuelas, y nosotros les ayudamos con nuestro tiempo y conocimiento a optimizar el trabajo.

¿Qué requisitos debe tener una ONG para que la apoyen?
Debe tener las cuentas auditadas, que tenga una contraparte en el país en el que se va a desarrollar la acción, además de que el proyecto sea viable, realizable y sostenible. También valoramos que la ONGsea capaz de subcontratar empresas locales para desarrollar el proyecto, que se realice en un lugar seguro, que tenga atención sanitaria, que en caso de repatriación pueda hacerse en condiciones de seguridad... Además, el número de beneficiarios ha de ser aceptable.

Normas