Editorial

El papel de los ayuntamientos

Los ayuntamientos han sido una pieza fundamental en la consolidación presupuestaria de la economía española que ha llevado a una virtuosa estabilidad, básica para el crecimiento. Y lo han hecho con un marco estrechado por los límites al techo de gasto, estuvieran o no saneados. La razón y la eficacia apoyan ya un tratamiento asimétrico, en el que las corporaciones que sepan hacer sus deberes, tanto en términos de gasto como de ingresos, dispongan de horizontes más amplios para el desarrollo que aquellos que aún tengan muchos deberes por hacer. Ese diseño asimétrico, que sería más evidente en las grandes ciudades, aportará a los alumnos cumplidores alas para invertir que, por lo demás, deben estar estrictamente fiscalizadas. En el sentido contrario, la contribución de las entidades locales a la consecución de los objetivos de déficit, con la consiguiente reducción de la deuda, es un argumento más para que reciban un tratamiento simétrico al de las autonomías. En esa deseable búsqueda de equilibrios que superen las tensiones entre comunidades autónomas y ayuntamientos, la Administración local debe subir peldaños en la escalera de la eficacia, porque esa es justamente la razón de ser que debe marcar las políticas. Y todo ello en un escenario de transparencia en el que aún queda mucho por hacer.

Normas