Editorial

Los tres pilares de la España del futuro

Los Premios a la Innovación Empresarial que convoca cada año Cinco Días se entregaron ayer en su octava edición a tres compañías de perfil muy diferente: Ferrovial, Sistemas Genómicos y Torusware. La primera recibió el premio al mejor proyecto de responsabilidad social corporativa; la segunda, el galardón al proyecto empresarial más innovador en el campo de las nuevas tecnologías, y la tercera –una empresa creada en la Universidad de La Coruña– fue reconocida como la acción empresarial más innovadora ligada a un centro universitario. Los premios se entregaron en el transcurso de una gala celebrada en la sede de CaixaForum, en Madrid, con el respaldo del secretario de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Íñigo Fernández de Mesa, y de Miguel Ferre, secretario de Estado de Hacienda, así como de un nutrido grupo de personalidades del mundo empresarial, financiero y de la cultura.

Creados en 2008 para celebrar el 30 aniversario de Cinco Días, los premios a la innovación reconocen esfuerzos pioneros en tres campos que están llamados a ser fundamentales en el desarrollo de la actividad económica en España: la responsabilidad social corporativa (RSC), la colaboración fluida entre universidad-empresa y las nuevas tecnologías. El premio a Ferrovial reconoce en esta edición la labor llevada a cabo por la empresa para mejorar el acceso al agua potable, además del saneamiento básico, entre colectivos de riesgo y vulnerabilidad social de Latinoamérica y África. El recibido por Sistemas Genómicos destaca el material GeneProfile y GeneSGKit y el carácter pionero de la compañía en el ámbito del diagnóstico genético, mientras que la spin-off Torusware ha sido distinguida por el desarrollo de una tecnología capaz de permitir una navegación por internet más rápida.

Los campos que reconocen los premios a la innovación constituyen tres grandes asignaturas pendientes de la economía española, así como tres pilares fundamentales en el proceso de consolidación de la recuperación económica en nuestro país. Junto a grandes ejemplos de compañías que han mantenido durante los últimos años un compromiso constante y ético con la sociedad, la durísima crisis que ha vivido España nos ha dejado también algunos amargos ejemplos de comportamientos deshonestos y malas prácticas empresariales. Precisamente por ello, la responsabilidad social corporativa constituye una de las áreas que deben ser recuperadas, renovadas y potenciadas en la coyuntura que España vive en estos momentos y que hace urgente acometer una profunda regeneración de una ética en los negocios que en la mayoría de los casos nunca se ha abandonado.

El segundo de estos pilares es la creación de una relación sostenible y fluida entre la universidad y la empresa españolas. Es cierto que hay ejemplos puntuales en este ámbito que demuestran con éxito lo fructífera que puede ser esa colaboración, pero en general la universidad y la empresa en España siguen actuando casi como departamentos estancos. Lograr que ambos ámbitos cooperen entre sí e intercambien conocimientos y medios es uno de los retos que el conjunto del tejido empresarial, la Administración pública y el sistema universitario deben comprometerse a alcanzar.

El desarrollo de las nuevas tecnologías, el tercero de los campos premiados en los galardones entregados ayer, está llamado a jugar un papel clave en la creación del nuevo modelo productivo que España tiene pendiente. La inversión en tecnología punta, así como la apuesta decidida por la I+D+i y la digitalización de la economía, constituyen objetivos irrenunciables para un país que no solo trabaja para recuperarse de la larga crisis económica, sino que necesita consolidar esa recuperación y blindar su modelo de desarrollo frente a los vaivenes de los ciclos económicos. Entre los objetivos que España debe tratar de alcanzar en la próxima legislatura destaca realizar las reformas necesarias para que la innovación, la colaboración entre la empresa y la universidad y la implantación de una cultura de responsabilidad corporativa en las empresas puedan servir de apoyo para afrontar con más garantías los importantes retos del futuro.

Normas
Entra en EL PAÍS