Programas de software que rastrean las palabras como si fueran humanos

Una 'spin-off' que marida el lenguaje y la computación

Dail Software, surgida en la universidad, desarrolla productos de ingeniería lingüística para automatizar el análisis de textos.

Una 'spin-off' que marida el lenguaje y la computación

Deducir del discurso de un político qué temas le interesan más; analizar Twitter en busca de propaganda a favor de la bulimia; o estudiar la evolución de la sociedad a partir de los discursos del Premio Cervantes. Son algunas de las aplicaciones más visibles de los programas de ingeniería lingüística de Dail Software, una spin-off de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) que se abre camino en el pujante sector del lenguaje natural.

 Hacer sistemas que entiendan lo que decimos; que busquen información de manera inteligente, varios pasos más allá que los buscadores actuales; que respondan preguntas independientemente de la lengua en la cual se encuentre la respuesta: es decir, el tratamiento automático e inteligente del multilingüismo. De todo eso se ocupan empresas como Dail.

El proyecto nació en 2011, al obtener el tercer premio del concurso Actúa UPM, y cristalizó en 2013. Jesús Cardeñosa, profesor de la UPM y promotor principal de Dail, recuerda que tras el galardón “un grupo de profesores y otro de inversores y profesionales de la informática” constituyeron el eje de la compañía, siempre ayudados por la oficina de creación de empresas de la UPM.

Dail quiere crear una herramienta de 'email' multilingüe para la interacción entre personas de diferentes lenguas

Se tuvieron que enfrentar a la dificultad de “la falta de conocimientos empresariales que suelen tener los científicos o tecnólogos. Demasiadas carencias que en nuestro caso fueron paliadas por la ayuda del holding eGauss, que colaboraba con la UPM”.

“Las universidades”, lamenta, “no disponen en general de oficinas más activas en el plano comercial. Incluso en muchas ocasiones se invita al científico y/o tecnólogo a que abandone la universidad al menos parcialmente, cercenando su carrera académica.

La legislación española está bien lejos de favorecer que de la universidad salgan empresas. Incluso en algunas ocasiones está considerado que si alguien crea una compañía se aleja de la ciencia… ¿Por qué será que en bastantes casos las empresas se acaban yendo al extranjero a instalarse?”

Dail está superando las dificultades y ha obtenido 563.000 euros en dos rondas de financiación, la última hace muy poco. “No creo que nuestro caso sea representativo. En nuestra experiencia, los inversores -nada fáciles de encontrar por otro lado- han visto que lo que queremos hacer con sus aportaciones de capital es creíble y tiene un mercado global entendible.

Y, que el proyecto de empresa es a largo plazo, no se basa solo en un producto o servicio sino en un conjunto de tecnologías que permiten asegurar una enorme versatilidad en la manera de atacar los problemas técnicos que se nos plantean”.

Una 'spin-off' que marida el lenguaje y la computación

El proyecto más importante de Dail es crear una herramienta de email multilingüe para la interacción mediante correo electrónico entre personas de diferentes lenguas, permitiendo el intercambio de mensajes de forma automática y de calidad.

“Con las rondas actuales de financiación aseguramos poder desarrollar la versión beta (precomercial) de este producto, de enorme valor añadido para la gestión de empresas internacionalizadas”.

En paralelo desarrollan productos más sencillos, cuya comercialización ayuda a paliar la necesidad de capital. El sector de la ingeniería lingüística está de plena actualidad, puesto que el Gobierno acaba de presupuestar 90 millones de euros para investigar en lenguaje natural en los próximos cinco años. "90 millones es una cantidad respetable, aunque cinco años es mucho tiempo”, opina Cardeñosa. “Espero que esta cantidad sirva para comenzar a desarrollar una industria de la lengua española." 

Profesionales especializados

Formar profesionales es una de las grandes necesidades del sector de la ingeniería lingüística, según Jesús Cardeñosa, socio promotor de Dail.

“Nuestra empresa es patrocinador principal de la Cátedra Unesco en Tecnologías Lingüísticas, TecLin, encargada de crear un Máster Internacional en Ingeniería lingüística. Hacen falta profesionales específicos de este sector”.

La Cátedra, de la UPM, está conectada con varias universidades de Sudamérica, y favorece además la enseñanza infantil en lenguas maternas en aquellos países con lenguas en riesgo de desaparición.

Normas