Aflora una inversión no contabilizada en Cataluña y Zaragoza, que imposibilita cumplir el objetivo

Eurostat obliga a elevar una décima el déficit público de 2015

Hacienda iniciará una investigación para detectar irregularidades en autonomías y ayuntamientos

El ministros de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, .
El ministros de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, . EFE

Las posibilidades de cumplir el objetivo de déficit público, que ya eran escasas, se han reducido todavía más después de que Eurostat haya exigido que el Gobierno impute al ejercicio en curso una décima del déficit público de 2013. El Ministerio de Hacienda informó hoy de que recientemente tuvo conocimiento de unas inversiones en carreteras y centros penitenciarios ejecutadas en el pasado por la Generalitat de Cataluña a través de contratos de colaboración público-privada. Ese desembolsó se imputó en el año 2013, que era el último pendiente de cierre definitivo. El Gobierno informó a las autoridades europeas de esta circunstancia, pero Eurostat exigió que el déficit aflorado se contabilizara en el año 2015. La misma situación se produce con 200 millones de euros de inversión del ayuntamiento de Zaragoza en el tranvía de la ciudad.

En total, las autoridades europeas obligan a que 1.518 millones de gasto imputado en 2013 se reconozca en 2015. Así, el déficit público de este año contará con una imprevista décima adicional. Ello reduce todavía más las posibilidades de cumplir este año el objetivo de rebajar el déficit público al 4,2% que exige Bruselas. La Comisión Europea prevé que España incumplirá el límite.

Hacienda ha confirmado que iniciará una investigación para detectar si otras comunidades o ayuntamientos también firmaron contratos que en su momento no se reconocieran y que pueden afectar a las cuentas públicas. La Generalitat de Cataluña emitió hoy un comunicado en el que asegura que el déficit aflorado e imputado inicialmente al año 2013 se debe a una “reclasificación de operaciones aplicado por la Intervención Generales de la Administración Estatal (IGAE)” en el marco de las nuevas reglas contables europeas (SEC-2010). La Generalitat asegura que no hubo ocultación en ningún caso y que el gasto que ahora computará como déficit procede de inversiones realizadas en 2011.

Más allá de esta batalla, Eurostat ha publicado los datos de déficit público de 2014 del conjunto de Estados miembros. España registró un desfase el año pasado del 5,9% del PIB, el tercero más elevado de Europa y solo superado por Chipre y Portugal. Descontando la ayuda financiera, que no computa a efectos del cumplimiento del objetivo de estabilidad, el déficit se situó en el 5,8%, el nivel exigido por Bruselas. Eurostat también constató que la deuda pública española cerró en el 99,3% del PIB el año pasado, el séptimo nivel más alto de la UE.

 

Normas