El Congreso aprueba las cuentas de 2016

Luz verde a unos Presupuestos condenados a la revisión

 El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c), se dispone a salir del hemiciclo al finalizar hoy el pleno del Congreso en el que se han aprobado definitivamente los presupuestos generales del Estado para 2016.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (c), se dispone a salir del hemiciclo al finalizar hoy el pleno del Congreso en el que se han aprobado definitivamente los presupuestos generales del Estado para 2016. EFE

El Congreso de los Diputados ha aprobado hoy los Presupuestos del Estado para 2016 pocos días antes de disolverse por la convocatoria de elecciones generales. Las cuentas vieron la luz después de que la Comisión Europea mostrara sus dudas sobre el cumplimiento del objetivo de déficit. La oposición aseguró que el Gobierno ha realizado un ejercicio de propaganda aprobando las cuentas ante de convocar los comicios. Ante la probable ausencia de mayorías absolutas tras las elecciones generales de diciembre y la exigencia de Bruselas de realizar nuevos ajustes, todo indica que el Presupuesto de 2016 nace condenado a, como mínimo, ser retocado. Estos son los principales elementos de las cuentas del próximo año:

Crecimiento del 3%
Moncloa defiende que la aprobación de los Presupuestos es un ejercicio de responsabilidad y defiende que las cuentas fijan el camino a seguir para asentar la recuperación económica. El Gobierno ha elaborado las cuentas bajo la previsión de que la economía crecerá el próximo año un 3%. Supone una ralentización respecto al 3,3% previsto para este año. En cualquier caso, el Ejecutivo sostiene que este avance del PIB, que estará sustentado en la demanda interna,permitirá mejorar los grandes desequilibrios de la economía española. Así, el empleo crecerá al 3%, la tasa de paro bajará por primera vez desde 2010 del nivel del 20%, la deuda pública se reducirá y el déficit del conjunto de la Administración se situará por debajo del 3% del PIB, lo que implicaría que España cumplirá el Pacto de Estabilidad y Crecimiento que exige la Unión Europea.

Déficit e ingresos
La Comisión Europea ha puesto en duda los números del Gobierno. Bruselas prevé que el déficit público de España cierre este año en el 4,5% frente al 4,2% comprometido y, en 2016, la Comisión alerta de que el desfase alcanzará el 3,5%, lejos del 2,8% que estima el Ministerio de Hacienda.

El Gobierno asegura que la Comisión Europea se equivoca e infravalora la capacidad de crecimiento de la economía española y de las bases imponibles. Hacienda estima que los ingresos tributarios alcanzarán los 193.520 millones el próximo año, un 6,2% más respecto al avance de liquidación previsto para este ejercicio. Las estimaciones del Gobierno apuntan, por ejemplo, que el IRPFrebasará por primera vez en la historia el umbral de los 75.000 millones. El Gobierno asegura que la rebaja de tipos impositivos que entrará en vigor en enero en el impuesto sobre la renta y el impuesto sobre sociedades no impedirá que la recaudación aumente por el impulso de la actividad económica.

Menor deuda
El próximo año será el primero desde 2008 en el que se registrará un descenso del nivel de deuda pública. Pasará del 98,7% del PIB estimado para este año al 98,2%. Un retroceso menor, pero que el Ejecutivo asegura que tendrá continuidad. Otro elemento positivo que destaca el Gobierno es la reducción de los intereses de la deuda. El Estado destinará 33.514 millones a este capítulo, un 5,6% menos de lo presupuestado este año. De hecho, Hacienda asegura que España registrará en 2016 superávit primario. Esto significa que, sin tener en cuenta los intereses, los ingresos públicos superarán los gastos.

Gasto social
Los Presupuestos para el próximo año contemplan que las pensiones se revaloricen un 0,25%, el mínimo que determina el índice aprobado esta legislatura. El importe agregado de las pensiones contributivas alcanzará los 118.941 millones, un 2,8% más. Aumentan más que la revalorización porque se incrementará el número de jubilados y con derecho a una mayor retribución media. El gasto por desempleo descenderá un 21,7% hasta los 19.821 millones. Ello refleja la mejora del empleo y el aumento del número de desempleados que agotan la prestación.

Funcionarios
El sueldo de los funcionarios se revalorizará un 1% el próximo año, el primer incremento en seis años. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero rebajó un 5% la retribución de los empleados públicos en 2010 y, desde entonces, se ha mantenido el salario congelado. Además, a lo largo del próximo ejercicio, los funcionarios también cobrarán el 50% restante de la devolución de la paga extra suprimida en 2012. La otra mitad se ha reintegrado este año.

Inversión
La inversión pública ha sido la principal víctima de la austeridad y es el capítulo que ha sufrido mayores recortes durante la crisis. Para 2016, el Gobierno prevé destinar 3.578 millones, un 4,6% más a inversiones. La mayor parte del gasto será ejecutivo por el Ministerio de Fomento, que invertirá 1.838 millones, un 2,3% más.

 

Normas
Entra en El País para participar