El Ibex, cerca de abandonar las pérdidas en el año

Cinco gráficos que explican la recuperación de las Bolsas

El Ibex está cerca de los niveles más altos en dos meses. El índice ha recuperado esta mañana la cota de los 10.300 puntos, que perdió en la semana negra de mediados de agosto, nivel que solo recuperó temporalmente en dos ocasiones, y que no ha sido capaz de mantener. Con la leve subida del hoy, el índice está a punto de abandonar las pérdidas anuales, en un 2015 marcado por la inestabilidad griega, china y las dudas sobre los planes de la Reserva Federal.

Aunque las dudas aún atenazan al mercado, hay cinco elementos cuyo panorama se ha despejado y abren la puerta a las compras. Especialmente en un mundo de tipos cero donde escasean las alternativas de inversión rentables.

1.- Reserva Federal. La clave de bóveda. Los tipos de interés del dólar son la referencia para los activos libres del riesgo de todo el mundo. Antes de la tormenta china, el mercado daba por hecho que Yellen movería ficha en la reunión de septiembre. Las turbulencias financieras retrasaron la decisión, y hoy por hoy el consenso de mercado ha trasladado las expectativas hasta 2016. Además, se prevén alzas de tipos más limitadas, precisamente por las dudas sobre el crecimiento chino. Dinero más barato suele suponer gasolina para la Bolsa, y es lo que finalmente ha sucedido.

2.- China. El crac de la Bolsa doméstica, iniciado en julio, tuvo su continuación en agosto con la devaluación del yuan, necesaria para que el país dejase de gastar divisas en respaldar la moneda (medida que tiene, además, efectos depresivos sobre el crecimiento). Aunque los efectos de la Bolsa china sobre el conjunto de la economía son limitados (es un mercado muy inflado por las compras de particulares), el temor de los mercados a que las dudas cerrasen el grifo del crédito y provocasen un crac a mayor escala aún no se han cumplido. El país creció el 6,9% (menos del objetivo, más de lo esperado) y las medidas del Gobierno han estabilizado la Bolsa.

3.- Volatilidad. Una de las señales del miedo del mercado, si no la mejor. El índice VIX mide el precio de las opciones sobre el S&P. Las opciones son contratos en los que, a cambio de una prima, el inversor se protege fretne a las fluctuaciones. Cuanto más caras son, más exigen los bancos (y más está dispuesto a pagar el inversor) por esta protección. Es decir, más miedo tiene. El VIX llegó a tocar máximos desde 2012 (crisis del euro) pero han bajado con igual rapidez.

4.- Materias primas. Uno de los efectos colaterales de las dudas sobre el crecimiento chino ha sido la caída de las materias primas. Los precios han caído y, sobre todo, el mercado ha dado por hecho que los precios seguirán bajos durante un tiempo. El gigante de las materias primas Glencore tuvo que cancelar dividendo, ampliar capital y recortar producción. Al menos, su acción se ha estabilizado, al igual que otras empresas del sector.

5.- Prima de riesgo. Parecía olvidada, pero los procesos electorales han devuelto a esta viaja amiga a primera línea de la actualidad. Primero las elecciones catalanas y, ahora, las generales han añadido una cierta inquietud a la otrora plácida cotización del bono. Se acercó a los 150 puntos básicos antes de las elecciones catalanes, y Moody's ha retrasado la decisión sobre el rating español a la espera de las generales. No obstante, la deuda a 10 años está por debajo del 1,8%, y la prima de riesgo, más o menos como estaba cuando la Bolsa presentaba fuertes subidas en el año.

 

Normas
Entra en El País para participar