Celebra este fin de semana la asamblea de antiguos alumnos

El IESE abre un campus en Alemania

La escuela de negocios invierte 2,3 millones de euros en el nuevo centro formativo, que nace para dar cobertura a los profesionales de centro Europa

El nuevo centro del IESE en Múnich (Alemania)
El nuevo centro del IESE en Múnich (Alemania)

El IESE ha dado un paso más en su compromiso con la formación de directivos y empresarios en Europa. Así lo aseguró hoy Jordi Canals, el director general de la escuela de negocios, durante la presentación a los medios de comunicación del nuevo campus de Múnich (Alemania).

La nueva sede del IESE, en la que se han invertido 2,3 millones de euros, se encuentra en una de las zonas residenciales de la ciudad, a escasos minutos del centro. Se trata de un punto estratégico para formar a profesionales de compañías como Allianz, Basf, Berterslmann, BMW, Deutsche Bank o Henkel, Opel, Man, Phoenix, entre otras. La aventura del IESE en Alemania se remonta a hace una década, cuando comenzó a impartir en un edificio de Siemens el Advanced Management Program. Desde entonces, se han puesto en marcha varios programas para altos ejecutivos y empresas.

El nuevo centro será un lugar de encuentro para las actividades de formación continua y de networking que el IESE ofrece a los antiguos alumnos, que desean mantener un vínculo con la escuela. Y es precisamente en Múnich, donde tienen su sede principal BMW y Siemens, donde se celebra este fin de semana la reunión anual de antiguos alumnos, la Global Alumni Reunion, a la que está previsto que acudan más de un millar de directivos y empresarios, todo ellos antiguos alumnos de la escuela. Una buena parte proceden de centro Europa, ya que en la actualidad cerca de un millar de antiguos alumnos viven entre Alemania, Austria y Suiza. Bajo el lema Expanding Impact: The Power of Excellence in Business participarán consejeros delegados y altos ejecutivos, como Jaime Caruana, director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), Charles-Édouard Bouée, presidente de Roland Berger, María Garaña, vicepresidenta para business solutions de Microsoft en Emea, o Michael Heinz, miembro del consejo ejecutivo de Basf.

El IESE es la primera escuela de negocios internacional que se instala de manera permanente en Alemania, con el deseo de potenciar su presencia en el mercado alemán y centroeuropeo con la puesta en marcha en un breve plazo de tiempo de nuevos programas, así como dos centros de investigación, uno sobre empresas familiares y otro sobre industria e innovación. "Nuestra misión es ayudar a los directivos a convertirse en mejores profesionales, con mejores oportunidades, formar a líderes en los que el mundo de los negocios y la sociedad pueda confiar", explicó Jordi Canals, que enumeró las áreas en las que se debe hacer hincapié en estos momentos.

Por un lado, la creación de empleo, el apoyo a los emprendedores, el liderazgo de la administración pública, el desarrollo de las mujeres directivas. Pero también, recordó que conviene tener en cuenta a los directivos de África, cuyo nivel profesional es elevado, así como contribuir a tener organizaciones responsables, éticas y sostenibles. Para todo ello, "el único camino es la educación, hay que desarrollar herramientas para crear nuevos trabajos que es lo que demanda el mercado, además de necesitar políticas a largo plazo".

Normas