Pascual Dedios, presidente de Siemens Industry Software

“La empresas españolas ya se aproximan a la Industria 4.0”

“La empresas españolas ya se aproximan a la Industria 4.0”

La Industria 4.0 es la aproximación de las compañías industriales al mundo digital. “Internet es una realidad en la que vivimos a día de hoy, los consumidores podemos decidir, a golpe de ratón, qué producto compramos y quién va a ser nuestro proveedor. Esto es algo que ya ha calado en el mundo industrial”. Así lo explica Pascual Dedios, presidente de Siemens Industry Software y consejero delegado de Siemens Industry para España y Portugal. Y pone como ejemplo al sector automovilístico:“Cada usuario puede elegir el color de la tapicería, si prefiere madera o aluminio y si quiere techo solar o no. Además, se puede ver el precio y la financiación”.

El directivo indica que si en España la industria representa un 13% del PIB en un mercado competitivo es porque “ha habido muchos empresarios que han sabido ponerse en marcha y realizar su trabajo a tiempo. Muchos han trabajado en este sentido”. Dedios señala que la automatización clásica ya no es suficiente y resalta la necesidad de conectar el mundo de la producción con el mundo virtual en la Industria 4.0. “Los directivos de las compañías necesitan saber más sobre lo que pasa en sus plantas desde los puntos de vista productivo y cualitativo, porque ellos son quienes están conectados con el mercado”, destaca. Siemens lleva más de una década trabajando junto a sus clientes en este cambio de modelo. Para ello, adquirió en 2007 la compañía United Graphics, que ha ido desarrollando junto a una serie de startups especializadas.

Dedios se refiere a multinacionales españolas “muy relevantes, como Gestamp o Grupo Antolin, que por su distribución de plantas en todo el mundo pueden estar muy cerca de ese ideal denominado 4.0”. Aunque observa que “hay fabricantes que son proveedores de sectores industriales que pueden quedarse con una digitalización y virtualización a nivel de planta de producción, en un entorno más limitado”. El consejero delegado de Siemens Industry concluye que “la industria española debe saber cuál es el espacio que quiere ocupar en este mundo digital”.

Alimentación y aeronáutica

El directivo señala que firmas como Antolin y gestamp destacan en digitalización

El directivo remarca la fortaleza de determinadas empresas españolas que operan en otros sectores, como el de la alimentación y las bebidas, donde “empezamos a ganar mucha competitividad en los mercados extranjeros”. Dedios aclara que la demanda interna les ha dado la solidez suficiente como para exportar “de una manera muy sólida y muy competitiva nuestras tecnologías relativas a esta industria”. Y añade que los mercados americanos “empiezan a presentar espacios muy interesantes”. En cuanto al mercado de la aeronáutica, España dispone de un parque de proveedores y compañías principales muy fuerte”, afirma el ejecutivo, quien añade que “Airbus tiene un número considerable de plantas en España y la especialización de fibra de carbono es reconocida en todo el mundo, por lo que esta industria tendrá un despegue progresivo, arrastrando a otras compañías de menor tamaño en su desarrollo”. Siemens colabora con el fabricante aeronáutico en producción, digitalización y mantenimiento de equipos.

El consejero delegado de Siemens Industry, además, hace especial hincapié en otros mercados, como el del papel. “Está experimentando notables mejoras. Los productos españoles en sus diferentes modalidades son muy aceptados en los mercados internacionales”. Dedios se muestra confiado en el repunte del sector naval, “con un foco muy importante en Galicia, que es un reflejo claro de la innovación”. Y manifiesta su confianza en la fortaleza de la industria asturiana, con empresas “muy potentes y muy tecnológicas, como ArcelorMittal, gracias a las inversiones que sus directivos han decidido realizar en los últimos años”.

Dedios aclara que la Industria 4.0 pretende hacer horizontales todos los procesos de producción, integrar la ingeniería para que todos los diseñadores piensen “a la vez y en la misma dirección” pero, además, debe respetar el conocimiento vertical. “No es lo mismo construir un coche que un avión o una máquina para preparar café”, matiza.

El directivo señala que el objetivo en el que desemboca la Industria 4.0 es la satisfacción de los clientes y para ello, las compañías deben poner sus productos muy deprisa en el mercado. “No se pueden vender productos con cinco años de vida cuando el consumidor cambia de opinión de un día para otro”, resalta. Además, según Dedios, la producción en series largas solía ser rentable, pero actualmente las manufacturas deben ser flexibles, ya que “el concepto serie desciende hasta la unidad, porque cada cliente se corresponde con un deseo, en busca de la diferenciación”. Por último, el directivo se refiere a la eficiencia. “Que el barril de petróleo tenga su precio a la mitad de lo que costaba hace tiempo no significa que la energía sea un bien abundante, por lo que es necesario que la tecnología –de fósiles o solar– debe ser eficiente en consumo”, indica.

“El futuro Gobierno debe apoyar la internacionalización”

El consejero delegado de Siemens Industry asegura que el Gobierno resultante de las elecciones del próximo 20 de diciembre “debe apostar de manera importante por la industria”. La compañía “viene defendiendo desde hace tiempo que una tejido sólido hace país, nos aleja de ciertos tópicos y consolida un futuro”, según Dedios. Siemens tiene presencia en España desde hace 120 años, en los que ha estado “haciendo industria, y defendiendo contra viento y marea las bondades de la manufactura española”. El directivo recuerda que este sector en España representa a día de hoy un 13% del PIB y sugiere que ese porcentaje se debería incrementar. Preguntado por medidas concretas, asevera que “no se trata tanto de financiación, sino también del apoyo en su desarrollo internacional”. Según Dedios, los Gobiernos anteriores han tenido muy clara esta idea y, así, “la actividad española ha podido subirse a la ola de los mercados exteriores, por lo que está mostrando mucho rendimiento”. Concluye que “hay que invertir permanentemente en tecnología para mantener la competitividad”.

Preguntado sobre si la robotización de las factorías implica o no pérdida de puestos de trabajo, Dedios señala que Siemens invierte en I+D para desarrollar tecnología tanto para sus clientes como en sus propias plantas. “Siemens no ha perdido empleo como consecuencia de la digitalización en sus plantas, aunque es cierto que hay un cambio”, por lo que “la cualificación de las personas es mucho mayor, pasando de producir a desarrollar, pero nuestros niveles de empleo se han mantenido”. Por ello, Dedios cree que se debe potenciar la formación dual y unirse al “cambio cultural que supone sumarse a la digitalización de la industria”.

Normas