Laurent Paillassot

El ingeniero de las finanzas

El próximo consejero delegado de Orange España, el francés Laurent Paillassot, atesora una dilatada experiencia en el sector bancario al que ha dedicado casi toda su trayectoria

Caricatura de Laurent Paillassot, próximo consejero delegado de Orange España.
Caricatura de Laurent Paillassot, próximo consejero delegado de Orange España.

Si hay un área por la que las compañías de telecomunicaciones se preocupan cada vez más es precisamente una en la que muchas no han destacado en los últimos tiempos: la experiencia del cliente. La compañía francesa Orange decidió el año pasado optar por un ejecutivo de perfil alto para asumir este cargo y el elegido fue Laurent Paillassot (París, 1965).

Paillassot se incorporaba así al grupo de telecomunicaciones, donde también se ha hecho cargo de otro de los negocios que la compañía se ha esforzado por potenciar en los últimos años: el de los pagos móviles. Procedente del sector bancario, y apenas un año después de su entrada en Orange, este directivo parece haberse ganado la confianza de la compañía puesto que ha sido designado para para convertirse en consejero delegado de la filial española de la empresa a partir de marzo de 2016.

El nombramiento del ejecutivo francés se hizo público junto al nuevo cometido de su predecesor, Jean Marc Vignolles, que a partir de la próxima primavera ejercerá como responsable para la compañía de telecomunicaciones de la zona AMEA (África, Oriente Medio y Asia). Y es que hacía ya un tiempo que se rumoreaba sobre un cambio en la directiva de la división en España tras cerrarse la adquisición de Jazztel. Se consideraba que algo oportuno tras la integración de ambas compañías.

Según explicaba el comunicado que daba cuenta de los movimientos en el seno de la teleco, “Paillassot se hará cargo de la filial de Orange en España que, con la adquisición de Jazztel, se convierte en el actor convergente más dinámico del mercado español y representa más del 10% de los ingresos del grupo”.

Laurent Paillassot reúne esa experiencia en el mundo de las finanzas que muchos apuntaban que el nuevo consejero delegado de Orange España debía atesorar, ya que las especulaciones sobre una salida a bolsa de la empresa se siguen sucediendo. El elegido cumple con el perfil, dado que, aunque su formación universitaria como ingeniero de caminos, canales y puertos no parecía presagiar que su carrera fuera a estar ligada al mismo ámbito en que sus padres habían trabajado, Paillassot terminó dedicándose también al mundo de la banca.

Considera que la gestión anglosajona tiene características interesantes, como la relevancia que otorga al resultado final

Su trayectoria profesional comenzó en 1989, tras concluir sus estudios de Ingeniería en la Escuela nacional gala. Entró en el think tank de la Compagnie Bancaire (ahora perteneciente al Grupo Paribas) y tras unos años de toma de contacto con el mundo laboral, decidió enfocar su carrera al mundo de la gestión, para lo que cursó un MBA en Insead (Instituto Europeo de Administración de Empresas).

Tras concluir esta formación, Paillassot se incorporó a Mitchell Madison Group, una firma de consultoría de estrategia estadounidense especializada en actividades financieras. Fue un trabajo con el que tuvo la oportunidad de acercarse a la cultura norteamericana que tanto le fascina y a través del que vivió su primera aventura profesional internacional.

Esa también fue su primera aproximación a la gestión anglosajona, un modelo que, según explicaba hace algún tiempo al diario galo Les Échos, considera que tiene características interesantes como la relevancia que otorga al resultado final.

En el año 2000, el próximo consejero delegado de Orange España dio un nuevo giro a su carrera, aunque todavía lejos del mundo de las telecomunicaciones. Se unió entonces al grupo Caisse d’Epargne, primero como director de distribución y colaboraciones del grupo bancario de cajas de ahorro y después como director general de su filial, Caisse d’Épargne Financement.

Esta última fue una experiencia que en alguna que otra ocasión el propio Paillassot ha afirmado que recuerda de forma especial puesto que tuvo que afrontar la creación de toda una estructura partiendo prácticamente de cero. Allí se encargó de desarrollar una oferta de créditos de consumo.

Más tarde pasó por GE Money Bank en Francia, filial de General Electric Consumer Finance, y, finalmente, como si hubiera sido cosa del destino, recaló en Crédit Lyonnais (LCL), la misma entidad a la que sus progenitores habían dedicado sus esfuerzos.

Coleccionista de cómics y padre de tres hijos, en la hoja de servicio de este ejecutivo destaca en el último año –se incorporó a Orange en septiembre de 2014– la puesta en marcha de otro ambicioso proyecto. Paillassot ha sido el encargado de impulsar lo que los medios en Francia calificaron como la incursión de Orange en el mundo de las finanzas: los servicios de banca móvil. En numerosos actos y viajes se ha encargado de publicitar las bondades de la aplicación de pagos que la compañía francesa ha lanzado y que funciona como un monedero digital, permitiendo pagar con el teléfono móvil como si de una tarjeta de crédito o débito se tratara.

A sus 50 años, este ejecutivo francés que no tiembla ante los nuevos retos se prepara para el siguiente paso en esa carrera que, finalmente, poco ha tenido que ver con la ingeniería civil.

Normas