El mercado textil español rompe la tendencia negativa en 2014 y supera los 26.600 millones de facturación

Vender moda: ¿coser y cantar?

Las empresas del sector sobreviven gracias a la internacionalización, la rebaja de costes o la apuesta por otros canales como internet.

Vender moda: ¿coser y cantar?

Hay buenas noticias. Parece que los españoles volvemos a mirar escaparates de ropa... y no solo para soñar, también para comprar. De hecho, los datos demuestran que se ha frenado la espiral de cierres que ha sufrido la industria textil en los últimos años, e incluso hay encuestas que revelan que nuestras empresas están optimistas y tienen en mente ampliar sus plantillas.

El Barómetro de Empresas de Moda en España, elaborado por Vente-privee.com-Modaes.es, constata una visión positiva por parte de la mayoría de compañías de moda del país sobre la marcha de su negocio, ya que el 70% apunta que aumentó su facturación el pasado ejercicio y el 86% considera que mejorará de nuevo durante este año.

La recuperación del consumo de moda en el mercado interior está detrás de estas previsiones. Pero han sido años muy duros, especialmente para las pymes, y todavía se está en fase de adaptación a un nuevo escenario en el que la internacionalización es clave y canales de venta ligados a internet y al móvil, aún más.

"El canal online requiere menos costes, pero no es fácil en absoluto”, advierte Luis Lara, de KPMG Fashion

Hay empresas pequeñas del sector que todavía no han conseguido remontar la situación, precisamente porque tienen menor presencia en diversos países y canales, con lo que ello supone de reparto de riesgos”, analiza Luis Lara, senior advisor de KPMG Fashion, quien, sin embargo, es optimista ya que cree que estos negocios de menor tamaño “pueden ser más flexibles y, dedicando tiempo, pueden pensar en formas de incrementar ventas y reducir gastos.

Hay empresas grandes que tienen una estructura y formas de trabajar más rígidas y les cuesta más reaccionar” ante un entorno económico de crisis. “En estos momentos el sector de la moda está viviendo una situación de cambio impresionante. Las pequeñas empresas tienen que trabajar muy duro para poder adaptarse y el esfuerzo es mucho mayor que el que hacen las grandes marcas de moda”, lamenta Mónica Rucabado, directora de la marca de zapatería Alma en Pena.

“Mucho trabajo y actualización constante en la manera de trabajar es el camino acertado”. Además, Rucabado asegura que “una buena colección, original, que tenga una identidad propia y diferencial es la clave”, máxime ahora, cuando han detectado “una mejora en el consumo, en un primer momento en los países europeos donde tenemos más presencia y posteriormente en España”.

Ángel Benito, propietario de la peletería de su mismo nombre y una mayorista, Dinafur, afirma que en este tiempo la supervivencia solo ha sido posible gracias a la internacionalización, un proceso que ellos iniciaron hace 15 años. En su caso, Italia ya es su primer mercado, seguido de Grecia, este último país como plataforma hacia el cliente ruso.

Vender moda: ¿coser y cantar?

Benito explica que la crisis se ha cebado en este subsector. “Pese a que hablamos de un producto de lujo, nuestro cliente tipo es de clase media, que se compra uno o dos abrigos en su vida, y ahora se ha descapitalizado”. Si a eso se le suma que esta clase de comercios son, por regla general, “vetustos e inmovilistas”, como los califica, el resultado es que al sector aún le queda mucho por cambiar para adaptarse a las nuevas dinámicas del mercado. Empezando por los nuevos canales de comunicación.

Admite que en el ramo de la peletería, las redes sociales o la venta online aún están en pañales. Herramientas que en otros negocios relacionados con la moda son absolutamente claves para su desarrollo. Es más, nunca podrían haber nacido sin ellas.

Es el caso de Percentil, una empresa que, como otras cientos de ellas, existe solo en el ámbito virtual. Se dedican a la compra y venta de ropa de segunda mano, previamente revisada. Ya están posicionados en Alemania y Francia y acaban de captar 3,2 millones de euros de financiación.

Uno de sus fundadores, Luis Ongil, explica desde Berlín –acaban de comprar su competidora en Alemania– las dificultades para emprender. “Los grandes de la distribución tienen un peso enorme en toda Europa, así que solo hay oportunidades para quienes ofrecen calidad a bajo precio, y sobre todo online, quitándote costes de distribución y marketing.

Además, hay que buscar ser diferentes. Si lo eres, aún hay huecos”, apunta optimista Ongil. Y añade otro elemento importante: que la experiencia de compra sea igual de buena que en las plataformas de las marcas grandes.

“La venta en el canal online es una salida rápida para muchas empresas del sector de la moda, como el canal multimarca lo era hace años. Es un canal que requiere, relativamente, menos inversión –en el área digital no se opera con los mismos costes de lo que sería un metro cuadrado de una tienda–, pero que no es fácil en absoluto”, advierte el experto de KPMG Fashion. ¿Y cómo promocionarse? El responsable de Percentil lo tiene claro: “En redes sociales creces mucho y a muy bajo coste”.

Vuelve el optimismo a las empresas

Vender moda: ¿coser y cantar?

El mercado textil español rompe la tendencia negativa en 2014 y crece hasta superar los 26.600 millones de facturación. Es la principal conclusión del informe El sector textil y el gasto en prendas de vestir 2015, elaborado por EAE Business School.

En él también se destaca que las comunidades en las que hay más empresas textiles son Cataluña, Madrid, Andalucía y Galicia, que aglutinan el 65% del tejido español. El estudio analiza los datos y concluye que las firmas dedicadas al textil en España han disminuido un 45% en los últimos diez años, un descenso anual medio del 3,1%.

En cuanto al gasto total en prendas de vestir en España en 2014 fue de 26.643 millones de euros, lo que supone romper la tendencia negativa de los últimos años y presenta un crecimiento del 0,68% respecto a la cifra registrada en 2013. Aun así, el descenso acumulado desde 2009 es del 11,7%.

En lo que respecta al crecimiento, en 2015 el 64% de las empresas consultadas en el Barómetro Vente-privee.com-Modaes.es de Empresas de Moda en España espera elevar sus inversiones de forma sustancial o moderada, y otro 30% prevé mantenerlas estables respecto al año anterior. ¿Y cómo compramos? Una de cada tres compras de productos de moda se realiza a través de los dispositivos móviles, como smartphones o tablets. Así lo demuestra el estudio Fashion Flash realizado por Criteo.

Las cifras

7.854 empresas textiles había activas en España en 2014, un 3% menos que en 2013 y un 45% menos que en 2004, según EAE Business School.

33% de las ventas de ‘e-commerce’ de productos de moda proviene de dispositivos móviles, revela un informe de Criteo.

57% de las empresas prevé entrar en nuevos mercados durante este ejercicio, un 11% menos que en 2014, momento de máxima internacionalización.

509 euros es el gasto en ropa hecho por los españoles en 2014, un 0,8% más que en 2013, según un estudio de EAE Business School.

Normas