Editorial

Las oficinas señalan el crecimiento

La recuperación del mercado inmobiliario, además de en el campo residencial, da muestras cada vez más claras en el segmento empresarial. La superficie alquilada por las empresas en las grandes ciudades aumenta con fuerza, hasta alcanzar incrementos en torno al 20% este año tanto en Madrid como en Barcelona. Y las previsiones del sector aseguran que lo hará otro tanto en 2016. Más que por un crecimiento en el número de empresas, este desarrollo se debe a un aumento de los cambios de centro en busca de mayores y mejores instalaciones. Un fenómeno que no es ajeno a la aceleración de las fusiones y adquisiciones, que se traslada al mercado inmobiliario en busca de nuevas sedes. Es decir, el mercado inmobiliario de oficinas está reflejando de nuevo, y como indicador infalible, el crecimiento de la economía. Pero, al tiempo que crecen en tamaño, las empresas aceleran sus planes de compra de nuevas instalaciones porque los precios aún ofrecen interesantes oportunidades, ya que aún no han subido a los niveles de antes de la crisis. Al mismo tiempo que esto ocurre, crece la actividad de rehabilitación de inmuebles. Y es que los años de austeridad y abaratamiento de costes como primera –y a veces prácticamente única– razón de ser empiezan a dar paso a mejoras de los centros de trabajo.

Normas