El sector náutico pide eliminar el impuesto de matriculación

España aspira a atraer los yates del Mediterráneo

El gasto medio por una embarcación de entre 24 y 30 metros de eslora es de 890.000 euros

El Puerto de Viejo de Barcelona, la parte más antigua de la zona portuaria de la ciudad.
El Puerto de Viejo de Barcelona, la parte más antigua de la zona portuaria de la ciudad.

Los puertos de Barcelona, Valencia, o Palma de Mallorca son ya referencias en la recepción del turismo de cruceros. Sin embargo, tanto estos como el resto de embarcaderos del país tienen aún trabajo para convertirse en el particular alojamiento de los grandes yates que navegan por el mar Mediterráneo.

Según los datos de la Asociación Nacional de empresas náuticas (Anen) y la Asociación española de grandes yates (Aegy), el 70% de las embarcaciones de más de 24 metros que navegan por el mundo, lo hacen por el Mediterráneo, unas 767 unidades, según sus cálculos. Sin embargo, solo el 1%, 11 unidades, lo hacen con bandera española, pese a que por condiciones climatológicas e infraestructuras, los puertos del país podrían alojar hasta el 15% de los grandes yates del mundo.

“Tenemos la gran oportunidad de convertir España en base de grandes yates. Que pasen aquí los inviernos, que reparen sus barcos... Además, las tripulaciones quieren vivir aquí”, afirmó el gerente de Aegy, Pablo Peiro, en la presentación del acuerdo entre su asociación y Anen para sumar fuerzas en las peticiones comunes del sector a la administración. La principal, la eliminación del impuesto de matriculación, del 12% para las embarcaciones de más de ocho metros de eslora, al que hay que sumar el IVA, del 21%.

Según los responsables de ambas organizaciones, su supresión permitiría generar un negocio conjunto de 1.500 millones de euros, y unos ingresos a Hacienda de 217 millones, y posibilitaría competir con países como Italia o Francia, donde no existe la tasa de matriculación. “Falta concienciación de los poderes políticos. Se habla de la industria de los grandes yates con frivolidad, pero si se corrigiesen los desajustes, el Estado recaudaría todavía más”, añadió Peiro. El sector consiguió, hace dos años, la supresión del impuesto de matriculación para los barcos de alquiler, y a día de hoy son 60 los grandes yates dedicados a este fin en el país.

Este segmento genera 5.682 empleos directos, y el gasto medio al año por embarcación va desde los 890.000, para naves de entre 24 y 30 metros, hasta cuatro millones de euros, para las que superan los 60 metros de eslora. Por su parte, el conjunto de la náutica de recreo, en la que se incluye toda actividad relacionada con barcos de hasta 24 metros, aporta 17.192 millones de euros en la economía española, según Anen. Su secretario general, Carlos Sanlorenzo, aseguró que, aún así, “estamos muy lejos de donde podríamos estar en relación con el impacto económico que se genera en países de nuestro entorno como Francia o Italia. Hay un potencial enorme”.

Normas
Entra en El País para participar