El banco andorrano se repone del efecto contagio de Banco Madrid

Andbank España crece un 5% en el año y gestiona 8.000 millones

Imagen de una oficina de Andbank.
Imagen de una oficina de Andbank.

El paulatino crecimiento que ha ido logrando Andbank en España desde su desembarco en verano de 2012 dio un salto cuantitativo con la adquisición de Inversis. La firma andorrana de banca privada encaró 2015 con un patrimonio gestionado de 7.450 millones de euros y la previsión de alcanzar la cifra de los 10.000 millones de euros bajo gestión para el año 2017. Sin embargo, la debacle de uno de sus competidores más directos llegó a poner en cuestión la buena evolución de estas cifras la pasada primavera.

El escándalo de blanqueo de capitales que sacudió a Banca Privada de Andorra (BPA), por una denuncia de las autoridades estadounidenses, y posteriormente a su filial española, Banco Madrid, provocó el pasado marzo un auténtico terremoto en el conjunto del sector financiero andorrano, que se vio presa de la desconfianza internacional por efecto contagio.

Las aguas se han tranquilizado en los últimos meses, en los que Andorra ha creado un marco de liquidación y reestructuración de entidades que le ha permitido separar la parte sana de BPA para su venta, mientras que la justicia española decretó la liquidación de Banco Madrid, ya encauzada.

En cifras

7.962 millones de euros en recursos bajo gestión.

Ratio de solvencia del 40,82%.

Grado de liquidez del 1.142%.

260 empleados.

50.000 clientes.

Aquellas semanas, sin embargo, directivos de entidades andorranas presentes en España denunciaron incluso las llamadas a sus clientes por parte de entidades competidoras, advirtiéndoles de los riesgos de operar con firmas del país vecino. En este entorno, el patrimonio gestionado por Andbank España llegó a ceder un 2% en solo unas semanas, según revelan fuentes de la entidad.

El banco, no obstante, parece haber sabido recuperar pronto la confianza de la clientela y, de hecho, en solo unos meses logró neutralizar el efecto. A cierre del primer semestre, el banco acumulaba un incremento de más del 5% en el volumen de patrimonio gestionado, hasta alcanzar los 7.962 millones de euros.

Pese a la crudeza del verano, en el que la manifiesta debilidad de China ha alimentado la tesis de un frenazo en la recuperación económica global, las carteras de fondos de Andbank acumulan un desempeño positivo actualmente. De hecho, las previsiones internas de la firma son culminar el año con un patrimonio gestionado en España que supere los 8.000 millones de euros.

A fin de cuentas, la entidad ha terminado beneficiándose en parte, como el resto de competidores del sector, de la orfandad sufrida por los clientes de Banco Madrid. El impacto positivo, con todo, fue mayor para otras firmas, que optaron por contratar a los banqueros salientes de Banco Madrid. No es el caso de Andbank, que aun así ha elevado en 30 personas su plantilla durante el año.

Andbank se presenta como un banco privado dedicado a buscar soluciones a la carta para su clientela, a la que ofrece un equipo de 260 empleados centrado en la gestión proactiva de carteras mayoritariamente invertidas en productos de gestoras independientes, y la tecnología procedente de Inersis.

Bajo esta carta de presentación, la entidad suma más de 50.000 clientes en España, donde gestiona 75 Sicavs y está presente en 24 provincias. Como garantías, muestra una solvencia del 40,82% (frente al 10,5% exigido), por su baja exposición a la concesión de créditos, y una liquidez del 1.142% (19 veces el mínimo requerido).

Vender BPA, la asignatura pendiente de Andorra

La denuncia por blanqueo de capitales que el Tesoro de Estados Unidos presentó contra Banca Privada de Andorra, el tercer mayor banco andorrano, puso contra las cuerdas al recién reelegido Gobierno de Antoni Martí la pasada primavera. Desde entonces, todo el país se ha volcado en intentar alejar la sombra del blanqueo de capitales de un sistema financiera que supone el 20% del PIB del país. El nuevo Ejecutivo tramitó de urgencia la transposición de la normativa europea para resolución y liquidación de entidades financieras, que ya tenía pendiente aprobar al ser autorizado a operar con euros. Con este marco, y pese a la oposición frontal que están ejerciendo judicialmente los hermanos Cierco, principales accionistas de BPA, se decidió separar el negocio bajo sospecha de BPA de aquel considerado sano para la venta a un tercero de este último. En las últimas semanas, esta hoja de ruta le ha valido al país una valoración positiva por parte de Moneyval, el comité de expertos del Consejo de Europa que evalúa las medidas de prevención de blanqueo de capitales y financiación del terrorismo, e incluso la concesión de una perspectiva estable por parte de la agencia de calificación crediticia Fitch. Con la filial española, Banco Madrid, ya en pleno proceso de liquidación, la gran asignatura pendiente de Andorra es consumar la pretendida venta del negocio sano de BPA. El país aspira, además, a cerrar la operación con una entidad extranjera para airear un sector tradicionalmente dominado por grandes familias locales.

Aunque entidades francesas y españolas parecen haberse interesado por la entidad, queda pendiente ver si el tanteo se consuma finalmente en una venta, que Andorra pretende cerrar ya este otoño, o si la firma acaba liquidándose.

Normas