Ciudadanos apuesta por suprimirlo ya que no cabe en su modelo federal

Gobierno y PSOE defienden el concierto vasco

Rajoy anuncia que si gana el 20D el nuevo sistema de financiación autonómica se aprobará en 2016

Rivera asegura que en un sistema federal no caben las haciendas provinciales

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la inauguración hoy del embalse de San Salvador, en Albalate de Cinca (Huesca), a la que también ha asistido el presidente de Aragón, Javier Lambán.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la inauguración hoy del embalse de San Salvador, en Albalate de Cinca (Huesca), a la que también ha asistido el presidente de Aragón, Javier Lambán. EFE

Hace más de un año que el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, invitó a los responsables de las distintas comunidades autónomas a remitir al Ministerio de Hacienda sus propuestas sobre cómo debería abordarse la reforma del sistema de financiación autonómica. Ahora se ha sabido que buena parte de esas valoraciones coinciden en un punto: los supuestos privilegios que otorga el concierto o el sistema del cupo al País Vasco y Navarra. Y como era de esperar, la polémica está servida.

A las declaraciones vertidas esta mañana por distintos dirigentes autonómicos, así como destacados líderes del PSOE tuvo que responder el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, y el propio Ministerio de Hacienda, éste último mediante un comunicado. Ambos, el Gobierno y el principal partido de la opoisición, por primera vez y desde hace muchos meses, se mostraron de acuerdo en una materia capital como es la financiación autonómica. Así, Sánchez quiso puntualizar que desde el PSOE se defiende el concierto vasco y navarro porque así está consagrado en la Constitución, si bien admitió que la cuantía de ese cupo que deben abonar ambos Gobiernos autonómicos a la Administración central debería ser “revisada”.

Hacienda realizó una “defensa absoluta del régimen foral”, ya que el concierto vasco y el convenio navarro “han demostrado su eficacia y eficiencia, proporcionando las más altas cotas de desarrollo y prosperidad que han gozado nunca”. Además, recordó que las opiniones vertidas por los distintos territorios no son compartidas por el Ministerio e insistió en que el mantenimiento de estos regímenes forales “no es un privilegio”. “Su pervivencia garantiza la articulación de nuestro modelo territorial”, enfatizó el departamento que dirige Cristóbal Montoro.

Por su parte, el presidente del Gobierno aseguró hoy que su intención, si llega a formar Gobierno tras las próximas elecciones, es aprobar el nuevo modelo de financiación autonómica en el primer semestre de 2016 y hacerlo “por unanimidad”. Así lo anunció desde Huesca y aprovechó para confiar en que la negociación se haga “con el concurso de todos” y sin lanzarse “los trastos a la cabeza”. Rajoy recordó que su partido votó en contra del actual modelo, por lo que añadió que el “tiempo le ha dado la razón”. Por último, recalcó que para gastar dinero y mejorar los servicios de un país es necesario contar con recursos suficientes y España perdió durante la crisis 70.000 millones en ingresos en dos años. Por ello, consideró que la mejor manera de conseguir un nuevo sistema es propiciando que haya más crecimiento y más empleo.

Sin embargo, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, recordó que su partido apuesta por un modelo de hacienda común española de corte federal en el que no caben “ni los privilegios ni las haciendas provinciales”. Como primer paso para llegar a un sistema federal, aseguró que debería actualizarse el cupo actual, que ve injusto, “para que colaboren con la solidaridad del conjunto de España”. Rivera explicó que este modelo de haciendas provinciales es “bastante insostenible” dentro de la UE y auguró que el futuro de Europa también pasa por una reforma del modelo federal.

El PNV rescata el Plan Ibarretxe y Navarra llama a la unidad

La respuesta a las críticas vertidas por distintos dirigentes políticos y algunas comunidades autónomas al actual concierto económico vasco y navarro no se hicieron esperar procedentes de ambos territorios forales.

Así, el Parlamento vasco, con el apoyo de PNV y EH Bildu, rescató ayer el Plan Ibarretxe y el “derecho a decidir” en una enmienda aprobada en el Parlamento vasco. Dicha enmienda pone en valor la “propuesta de reforma estatutaria y actualización de la voluntad política” –el denominado Plan Ibarretxe–, aprobada por el Parlamento vasco y “tramitada en las Cortes generales el año 2005 que fue rechaza sin ni siquiera haberla admitido a trámite para su discusión”, según asegura el texto respaldado por estos partidos. PNV y Bildu denunciaron la “desaparición del consenso que dio origen” al Estatuto de Gernika y criticaron que las consecuencias de su “incumplimiento” afectan negativamente en términos sociales y económicos al conjunto de la ciudadanía vasca. Además, defendieron que el pueblo vasco “constituye un sujeto político con derecho y capacidad para decidir sobre su futuro”.

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, realizó ayer un llamamiento a la unidad política en defensa del convenio económico y apostó por la búsqueda del consenso y la unanimidad, porque la sociedad navarra “no va a permitir ataques a una de sus herramientas fundamentales”. Barkos defendió una respuesta común al “ataque” al convenio económico, por lo que iniciará contactos con los portavoces parlamentarios “para tener un discurso unitario y remar todos juntos en la misma dirección”. Consideró “preocupante” que Hacienda solicitara argumentos a las comunidades “en una línea bien clara”.

Normas