La situación actual podría hacer inviable la actividad transatlántica de centenares de pymes

La industria digital urge un nuevo marco para el flujo de datos Europa - EE UU

La sentencia puede beneficiar a proveedores de ‘hosting’ europeos como Telefónica

Madrid / Bruselas
El logo de Facebook en 3D junto a la bandera comunitaria.
El logo de Facebook en 3D junto a la bandera comunitaria.

La industria digital de ambos lados del Atlántico reclamó ayer una solución urgente que reestablezca la seguridad jurídica en el tráfico de datos personales entre la UE y EE UU.Ambas partes se muestran dispuestas a negociar un nuevo acuerdo, pero la incertidumbre puede prolongarse peligrosamente en el tiempo.

Expertos nacionales en protección de datos de la Unión Europea se reunirán esta misma semana para pergeñar una primera respuesta a la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo que el martes invalidó el acuerdo entre EEUU y Europa conocido como Safe Harbour, que desde el año 2000 permitía transferir datos personales al otro lado del Atlántico, una ventaja de la que se benefician casi 4.400 empresas. Las Autoridades Nacionales de Protección de Datos también anuncian un plenario en breve.

Pero esas reuniones, con toda probabilidad, sólo podrán ofrecer una solución parcial, que tal vez sea suficiente para los gigantes tecnológicos pero que podría hacer inviable la actividad transatlántica de centenares de pequeñas y medianas empresas.

Ayer mismo, la industria europea de la publicidad digital, agrupadas en la IAB Europe, reclamó a la Comisión Europea y al gobierno de EEUU que hagan frente a los problemas y obstáculos señalados por el Tribunal, y pongan en marcha “con prontitud” un nuevo marco que permita la transferencia de datos personales de ciudadanos europeos entre Europa y EE UU con fines comerciales.

“El fallo de ayer implica una gran incertidumbre (...) Todas las partes deben ahora asegurarse de que esas transferencias, de las que depende la economía digital de la UE de manera crítica, pueden continuar de una forma que permita el crecimiento y la innovación, al tiempo que proporciona una protección adecuada de los datos personales de los ciudadanos europeos”, indicó Townsend Feehan, CEO de IAB Europe.

El veredicto ha sorprendido a la Comisión Europea y a la administración estadounidense en plena negociación de una reforma del “puerto seguro”, cuyas carencias quedaron de manifiesto en 2013 con las revelaciones de Snowden sobre un programa de Washington para el escrutinio masivo de los datos personales (el llamado PRISM). Esas negociaciones, sin embargo, estaban estancadas, en gran parte por las resistencias de EE UU. El Tribunal europeo ha convertido esa negociación en inaplazable con una sentencia elaborada en gran parte por un magistrado alemán y por otro francés.

Desde la industria publicitaria consideran que el nuevo marco debería proporcionar igualdad de condiciones y seguridad jurídica. “Es imprescindible la creación de normas que ayuden a alcanzar el mercado único digital de la UE de forma que las empresas de todos los tamaños puedan participar de los beneficios de la economía digital mundial”, subrayaron.

Orientación rápida

En una línea similar a la IAB, el director general de la Asociación Española de Economía Digital, José Luis Zimmermann, aseguró a CincoDías que es urgente encontrar un entorno de seguridad jurídica, “pues la transferencia de datos es el motor de la economía digital”. Según Adigital (representa a 517 empresas), hay muchos interrogantes tras la sentencia: ¿Se dispararán las demandas de particulares a compañías por la transferencia de sus datos a EEUU? ¿qué va a pasar con las empresas europeas (grandes y pequeñas) que están utilizando servicios de cloud en EEUU?

Zimmermann urgió a que la UE y EEUU resuelvan esta situación y les animó a que revisen el acuerdo y lo adecúen al entorno actual, pues ciertamente la realidad ha cambiado mucho desde el año 2000. Entonces, no existían empresas como Facebook, Twitter o Dropbox;las empresas no trabajaban en la nube, y los datos no se explotaban como ahora, cuando las organizaciones cuentan con herramientas (big data) para sacar partido de ellos.

El analista Jaime García Cantero apunta a una posible consecuencia positiva para este lado del Atlántico, pues las empresas estadounidenses podrían verse obligadas a aumentar sus inversiones en Europa, desplegando centros de datos. Además, la situación beneficiará a los proveedores europeos de hosting, como Telefónica o Deutche Telecom (con T-Systems), “pues son jugadores europeos con importantes centros de datos en el continente, y no hay que olvidar que actualmente miles de empresas europeas (incluidas españolas) tienen contratados servicios de alojamiento en EEUU, donde son más baratos, y ahora deberán adoptar medidas para no saltarse la ley”.

Normas
Entra en El País para participar