Apuesta por 'productos-demo' como los Nexus de Google para afianzar Windows 10

Microsoft y su estrategia ‘a lo Apple’ se afianza

Microsoft lanza su primer portátil.
Microsoft lanza su primer portátil.

Microsoft sorprendió ayer al mercado al desvelar que empezará a comercializar su primer portátil el próximo 26 de octubre. El gigante del software, que lleva desde que se creó en 1975 impulsando sus sistemas operativos para dar vida a los ordenadores personales de todo el mundo, volvió a demostrar con este anuncio que su apuesta por una estrategia “a lo Apple” va en serio. La compañía ya ha apostado por los móviles (compró esa unidad de negocio de Nokia)y lanzó hace unos años su primera tableta Surface. Ahora con el portátil deja claro que quiere ofrecer productos completos (software más hardware) con el fin de garantizar una experiencia completa al cliente.

Seguramente el éxito relativo que ha alcanzado la compañía dirigida por Satya Nadella con sus tabletas Surface –el martes desveló también un modelo más potente, la Surface 4– le ha llevado a seguir apostando por esta estrategia. La lucha entre Apple y Microsoft en hardware crece. Si en septiembre era la compañía de la manzana la que anunció el lanzamiento de una tableta gigante, el iPad Pro, para posicionar este dispositivo en el entorno corporativo y restar de paso mercado a las Surfaces de Microsoft, ahora es esta la que no ha dudado en plantar cara a Apple al presentar su portátil (Surface Book) comparándolo directamente con el Mac Book Pro y diciendo que “es dos veces más rápido” que este.

La incursión de Microsoft en el mercado de los portátiles podría molestar, no obstante, al resto de fabricantes de PC, los socios tradicionales de la compañía que podrían verse “traicionados”, como señala el analista español Jaime García Cantero. Este advierte, sin embargo, que al posicionar Microsoft su portátil en la gama alta (su precio partirá de los 1.499 dólares, 1.333 euros) “el impacto real para ellos sería muy bajo, pues el mercado de esa gama es muy pequeño y está ahora mismo copado por Apple”.

Microsoft parece empeñado en competir con Apple. Pero no solo. También con Google. Algo lógico porque las tres marcan con sus plataformas (Android, iOS y Windows) los ecosistemas que dominan la industria. García Cantero advierte, no obstante, que Microsoft no tiene a día de hoy la marca de la compañía de la manzana, “aunque parece que en prestaciones y tecnología el portátil de Microsoft podría competir (e incluso ganar ) al de Apple”. “A nadie se le escapa que en esta gama todo cuenta, y la marca lo hace muchísimo. Por eso hay que entender también el movimiento de Microsoft como una apuesta por un producto de élite (en calidad y precio) que puede mejorar su marca y servir de referente para mostrar hasta donde puede llegar un portátil con su software”. Algo parecido a lo que hace Google desde hace unos años con sus teléfonos inteligentes Nexus, productos-demo para mostrar el potencial de su Android.

Pilar López, directora general de Microsoft Ibérica, ya explicó a este periódico en julio que su compañía había creado una categoría “única” con las Surfaces. “No es una tableta, ni un PC, ni un portátil, y la satisfacción de los usuarios es mayor a la de los que usan el iPad, algo que nos encanta”. Ahora parece que el gigante de Redmond busca también un nicho diferenciador no soolo en móviles sino también en portátiles. Nichos premium con los que crear mercado y que luego el resto de fabricantes pueda hacerlo realidad con sus propios equipos.

La última intención de Microsoft con toda esta estrategia es impulsar el ecosistema en torno a Windows 10. Y, como dijo López, “crear ese ecosistema es la clave, lo demás vendrá después. Y queremos que el acceso a él sea fácil, natural, a través del móvil o generando categorías nuevas de dispositivos”. Quizás ya en ese momento la directiva española pensaba en el Surface Book.

Normas
Entra en El País para participar