¿Puede Madrid vivir sin S&P?

Cuando una agencia de rating sube la nota es un merecido espaldarazo a la gestión del empresario o político de turno. Cuando lo baja, suele ser fruto de algún tipo de contubernio perpetrado por extranjeros que, recordemos, fallaron en la crisis de las subprime. Pocos debates hay en el mercado financiero más viciados que el de los ratings.

La (posible) decisión de Manuela Carmena de prescindir de los servicios de S&P y Fitch (Moody’s no cubre a Madrid) viene acompañada, pues, de la habitual polémica que rodea a unos y a otros. Las calificaciones financieras son una exigencia de muchos inversores, que piden una nota mínima para invertir; si no, no compran deuda. Y cuanto mejor sea la nota, menos interés exigen. Cabe pensar que Carmena, por ahorrarse unos cuantos centenares de miles de euros (esta gente no es barata), pueda hacer perder más dinero al contribuyente vía intereses cuando se maneja el balance de una entidad tan endeudada como la capital (a cambio, disponemos de una maravillosa autopista de circunvalación para llegar al atasco ritual).

Ahora, no tener ratings no es ser un bicho raro. Una cuarta parte del Ibex (nueve de 35) no tiene rating; el porcentaje sube al 33% si se excluye del cómputo el sector financiero, obligado a tener rating (nueve de 27). Son ACS, Acerinox, Acciona, FCC, IAG, Indra, Sacyr, Telecinco y Técnicas Reunidas. Las últimas dos empresas apenas tienen deuda, así como Indra. En realidad, no necesitan los ratings. Del resto, llama la atención la fuerte presencia de constructoras, un sector muy endeudado: de las seis del Ibex solo OHL y Ferrovial pagan calificaciones. Es decir, en el Ibex 35 no tienen calificación o bien las empresas que no la necesitan o las que, sobre el papel, y como es el caso de la ciudad de Madrid, más lo necesitarían.

Precisamente por su elevada deuda viven sin ratings: el acceso al mercado se ha complicado para entidades y empresas fuertemente endeudadas que, como ha sucedido con Madrid, han tirado de préstamos bancarios, en ocasiones a largo plazo, como fuente de financiación. Y los bancos no piden ratings, sino ver directamente las cuentas. Las calificaciones de S&P o Fitch son para fondos de inversión que no pueden escarbar en las cifras de cada entidad cuya deuda compran.

Así, con quien tiene que jugarse las castañas Carmena no es con los inversores en deuda, sino con los bancos que firmaron préstamos sindicados a vencer en 2025 y 2030. Aquí, el perfil de vencimientos de la deuda madrileña (vía Bloomberg).

En total, Madrid debe 3.050 millones a bancos y 1.500 millones a inversores en bonos. Durante el mandato de Carmena (2015-2018) vencen 310 millones en deuda, más otros 283 en préstamos: casi 600 millones en cuatro años. La deuda de Madrid se ha recortado a ritmos muy superiores en los últimos ejercicios, y hasta 2025 solo hay un año con vencimientos superiores a los 250 millones; 2020 con 365 de un préstamo sindicado.

En otras palabras, Madrid sí puede prescindir de las agencias de rating; la gran parte de su deuda está en manos de bancos, con los que tendrá que retratarse en su momento; la deuda en circulación se puede amortizar a medida que vence; incluso si se renuevan las emisiones, no se trata de importes cuyas subidas de tipos de interés puedan descuadrar las cuentas. Es, de hecho, similar situación a las de las constructoras: tienen mucha deuda pero concentrada en bancos. La deuda en circulación de ACS es el 20% del total, el 12% en FCC, el 14% en Sacyr y el 7,7% en Acciona. Todos, más o menos, se pueden ahorrar el dinero y la rendición de cuentas asociada a un rating.

Poder, se puede. Y quien paga, decide. Otra cosa es que sea buena idea. O en qué medida grabar conversaciones y hacerlas públicas puede condicionar negociaciones con bancos, concesionarias y otras partes con las que una gran ciudad debe sentarse. Pero, en fin, como tampoco conozco las exigencias de las firmas de rating no puedo opinar si las formas han sido excesivas. Aunque las preguntas que se han hecho públicas tengan un componente casi exclusivamente político.

Comentarios

No es tan importante para la empresa privada el tener no rating cualificado por una agencia, pero sí lo es para administraciones públicas. La empresa privada suele tener bancos de inversión y auditoras que las califican constantemente y les permiten salir a los mercados a financiarse, sin embargo un ayuntamiento o una comunidad autónoma no cuenta con este tipo de herramientas. Por eso es fundamental que cuenten con al menos una de ellas, para dotarla de credibilidad y genere confianza en quien va a prestar el dinero.
A Catacrack: Discrepo, una empresa privada tiene un problema, no puede poner las reglas, juega en un campo con reglas, en principio, que no puede modificar, (ya sabemos que eso es la teoría, en la práctica no es así, las empresas privadas "fuertes" si pueden poner las reglas, para eso tienen lobbys y políticos y funcionarios en nómina, y si alguien lo duda que piense por ejemplo en el sector eléctrico español), pero a lo que iba, así como una empresa no puede modificar las reglas, una entidad política, si..., así que puede prescindir de agencias, de auditorías y... hasta del mercado!..., tiene, dentro de sus competencias, la potestad legislativa o, cuando menos, reglamentaria... El Ayuntamiento de Madrid tiene medios para dimensionar sus gastos, (decidiendo o no inversiones o prestando o no servicios), y sus ingresos, (tiene un amplio margen para decidir sus impuestos y tasas, tanto tipos como bomificaciones), e incluso puede tomar medidas políticas que intervengan los mercados, (caso típico, la política urbanística y de clasificación y de intervencion sobre el suelo y la propiedad del mismo)...
no entro en el fondo de la discusion, no soy economista pero el oir esa grabacion y escuchar la preocupacion por la subvencion a la escuela taurina fue muy clarificadora sobre la seriedad e intereses de las agencias (al menos la delegacion española y los encargados de la capital)
Excelente articulo....muchos deberian leer mas sobre las cuentas publicas, y su administracion..
Excelente articulo....muchos deberian leer mas sobre las cuentas publicas, y su administracion..
Felicidades Rodrigo me ha encantado (no se si a los jefes de Prisa tanto) pero ilustra muy bien que no es necesario someterse a ciertos "agentes" del mercado y lo mejor de todo es que sienta precedente.
BIOTECNOLOGÍA TOCADA O HUNDIDA.- La Biotecnología tocada o hundida, esto es lo que uno podría preguntarse al ver los rendimientos que ha tenido este Índice durante esta semana..- Ésta semana ha sido una semana muy fructífera en cuanto a rentabilidades para toda la Renta Variable y esto se ha visto reflejado en las rentabilidades de las Categorías de los Fondos de Inversión de Renta Variable..- Sin embargo nos hemos encontrado con que sectores como la Salud o la Biotecnología no han sabido aprovechar este tirón..- De hecho, han sido los únicos sectores de Fondos RV que han tenido pérdidas durante esta semana..- Vemos que se han producido rentabilidades muy jugosas de más de un 15% para Categorías como RV Europa Emergente, más de un 6% para RV España o de más de un 2,5% para RV Hong Kong..- Y sin embargo para la Categoría de la Biotecnología nos encontramos con un recorte de casi el 0,7% y para la Salud de casi el 0,15%.Podéis ver esta información en:http://tendenciadefondo.com/biotecnologia-tocada-o-hundida/
Normas