Dentro de un conjunto de estudios en Europa y EE UU

MSD ensaya en el Hospital de La Paz una vacuna contra el ébola

El laboratorio estadounidense investiga la última fase de la terapia en 40 voluntarios sanos

MSD ensaya en el Hospital de La Paz una vacuna contra el ébola

El laboratorio estadounidense Merck Sharp & Dohme (MSD) ha elegido al Hospital de la Paz en Madrid entre los centros donde se ensayará su vacuna rVSV-Zebov contra el ébola, según comunicaron ayer fuentes del centro sanitario.

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Universitario La Paz (IdiPaz) lidera en España el ensayo clínico en fase III, la última etapa en pruebas con pacientes, según adelantó Europa Press.

En el ensayo participan también otros centros europeos y de Estados Unidos para probar en individuos sanos la eficacia y toxicidad de una vacuna frente al virus de ébola. En Madrid ya se está probando con 40 voluntarios sanos.

Contra la epidemia

Los investigadores de IdiPaz aseguran que en caso de confirmarse los resultados del ensayo clínico previo, con los datos de todos los centros participantes, esta vacuna puede ayudar al control de la actual epidemia de ébola en África Occidental.

El estudio se presentó en este hospital en una jornada coincidiendo con el aniversario del primer caso de ébola en España.

Según ha informado el Gobierno regional, el estudio se inició en el Hospital La Paz el pasado septiembre y acaba de finalizar la fase de reclutamiento de voluntarios sanos que participarán en el mismo. A estas personas se les ha inoculado una vacuna recombinante.

Para crearla, al virus de la estomatitis aftosa porcina –un virus que no es capaz de producir enfermedad en humanos– se le añade una proteína de la membrana del virus de ébola, para generar anticuerpos frente a la enfermedad.

El ensayo, aprobado por el comité de ética e investigación clínica del centro hospitalario, es un estudio doble ciego de seguridad e inmunogenicidad, que consiste en que a unos voluntarios se les administrará una dosis única de la vacuna y a otros se les administrará un placebo. Los investigadores y los voluntarios no saben quién recibe la terapia y quién placebo. Este extremo se comprueba posteriormente en el análisis de resultados.

Durante el tiempo que dure el estudio, a los voluntarios se les hará un seguimiento regular con extracciones analíticas periódicas para medir los anticuerpos generados y se evaluarán los datos relativos a la posible toxicidad de la vacuna. El ensayo está concebido para una duración de seis meses prolongable a un año, en función de los resultados preliminares del estudio.

 

Normas