Con apoyo de firmas de capital riesgo

Biopsia virtual con tecnología española

Medlumics, participada por Ysios Capital Partners y Caixa Capital Risc, lanza su primer producto destinado al mercado de diagnóstico por imagen

Biopsia virtual con tecnología española

La sentencia “que inventen ellos”, de Unamuno, cada vez tienen menos sentido para algunas empresas españolas que quieren lanzar productos basados en la innovación y competir con los rivales extranjeros más punteros. Es el caso de Medlumics, una firma madrileña que ha lanzado este pasado mes de septiembre su primer producto para entrar en el enorme mercado del diagnóstico por imagen, controlado por las grandes corporaciones como Siemens, General Electric o Philips.

Su primer producto se llama Nitid, indicado para el área dermatológica. La tecnología de Medlumics tiene la ventaja de mostrar al especialista las imágenes del tejido sin necesidad de extraer muestras de la piel para realizar biopsias.

Esta empresa nace como idea en 2009, surgida de la investigación de un equipo de la Universidad de Delft (Holanda), donde hacía su doctorado en Ingeniería Eléctrica el español Eduardo Margallo, fundador de la start-up.

Posible interés de grandes corporaciones

Los dos socios mayoritarios de Medlumics son las firmas Caixa Capital Risc e Ysios. La entidad ligada a La Caixa cuenta con inversiones en 40 pequeñas empresas del ámbito de las ciencias de la salud. Por su parte, Ysios, que cuenta como socios a Joël Jean-Mairet, Julia Salaverría, Josep Sanfeliu y Cristina Garmendia, actualmente cuenta con 10 participaciones, entre ellas la biotecnológica cotizada TiGenix.

Como cualquier entidad de capital riesgo, estas firmas tienen la vocación de salir de la empresa en un plazo medio, algo asumido por Eduardo Margallo, presidente de Medlumics, porque sabe que en un futuro despertarán el interés de las grandes corporaciones. “También estamos abiertos a nuevas colaboraciones para realizar otros desarrollos del producto”, adelanta, por ejemplo en el campo de las endoscopias.

“La compañía proviene de una innovación tecnológica, la miniaturización de una técnica óptica para ver tejidos”, explica Margallo.

La forma de industrializar esa investigación consiste en un chip en el que se incluyen los sistemas de tomografía óptica. Ha conseguido lanzar un equipo del tamaño de un ordenador portátil y pantalla de 13 pulgadas y con un coste cercano a los 50.000 euros. Sirve para diagnosticar enfermedades como el cáncer de piel. Para el médico, el dispositivo funciona de forma similar a una ecografía convencional, con una sonda que se sitúa sobre la piel y que ofrece al profesional información a tiempo real. La empresa denomina a su técnica como “biopsia virtual”, evitando cirugías al hospital y molestias al paciente. Según Margallo, en el mercado existen equipos que ya lo permiten, pero son muy grandes y habitualmente son utilizados para la investigación, no para el uso médico.

Los promotores de la empresa consiguieron la financiación en 2011, tras recibir el apoyo de dos firmas de capital riesgo, que controlan actualmente la mayor parte del capital social: Ysios Capital (vinculado a Cristina Garmendia, ministra de Ciencia) y Caixa Capital Risc. El resto de las acciones permanecen en manos del equipo fundador. En total, han conseguido 6,5 millones de financiación privada para la investigación, también de entidades como CDTI, Enisa y de la UE.

El mercado al que se dirigen con Nitid, según sus estimaciones, es de 200 millones. Para comercializarlo, han creado la spin-off Dermalumics. “Desde el principio tenemos la vocación de ser líderes”, asegura Margallo. Este emprendedor calcula que ya en 2018 llegarán a un ritmo alto de ventas, que no han querido limitar a clínicas españolas. De hecho, su foco inicial pasa por vender en Alemania, Suiza y Austria. Incluso para 2017 ya prevén entrar en EE UU. El siguiente producto en el que están investigando se dirige, en este caso, al cardiólogo, en un proyecto que combina diagnóstico por imagen con terapia simultánea.

Normas