MasterCard analiza el consumo en las ciudades europeas

Los turistas extranjeros gastan poco en España

Unas turistas tratan de protegerse del sol en las cercanias del Museo del Prado en Madrid.
Unas turistas tratan de protegerse del sol en las cercanias del Museo del Prado en Madrid.

La asignatura pendiente del turismo español continúa siendo la calidad. Es decir, que el gasto per cápita de los turistas internacionales que visitan las ciudades españolas aumente, pues, según un estudio de MasterCard Advisors en el que se analiza el gasto turístico en diez ciudades europeas, las representantes españolas se sitúan a la cola de un ranking en el que Milán, París, Londres y Múnich ocupan los primeros puestos.

Dentro de las ciudades españolas analizadas, Madrid,Barcelona y Marbella, destaca la posición de esta última con un gasto de 500 euros por turista en concepto de hoteles, restaurantes, ocio y cultura.En lo que a turismo de compras se refiere, el gasto per cápita en la ciudad malagueña alcanza los 400 euros. La cara opuesta la representa la Ciudad Condal, que es “la peor posicionada tanto en gasto de compras por visitante como en el resto de conceptos”, de acuerdo a lo recogido en las conclusiones del informe.

El turista internacional que visita Barcelona gasta alrededor de 250 euros entre hoteles, restaurantes, ocio y cultura; y 200 en compras.Este importe es la mitad de lo que gastan los visitantes extranjeros que acuden a Londres, Múnich e incluso Marbella.

Si se compara con Milán o París, la diferencia es todavía mayor, ya que la ciudad italiana triplica el gasto per cápita en compras respecto a Barcelona. Por su parte, en el caso de Madrid, el gasto en el denominado turismo de compras asciende a los 250 euros por persona y 350 euros en el resto de conceptos.

La desigualdad se acentúa si se analiza el gasto medio por transacción, que en el caso de Barcelona el importe alcanza los 70 euros en concepto de compras y 60 euros en hoteles, restaurantes y ocio. Por su parte, en Milán el tique medio por transacción llega a triplicarse.

Las razones que justifican estas diferencias son varias. La primera de ellas hay que buscarla en la procedencia de los turistas.Mientras Madrid y Barcelona continúan teniendo una mayor dependencia de visitantes de mercados tradicionales europeos, en donde el gasto por persona es menor, en Milán, París o Londres destaca las presencia de turistas asiáticos. De hecho, la capital francesa es líder en turismo chino frente a la predilección del turismo árabe por Londres o del ruso en el caso de Milán.

La segunda razón hay buscarla en la oferta hotelera de gran lujo, que si bien en las principales ciudades europeas es mucho más variada, en el caso de Barcelona solo Ritz Carlton y Mandarin Oriental están presentes.

Otro aspecto a tener en cuenta es la conectividad. Las ciudades españolas prácticamente no tienen conexiones aéreas directas con mercados emisores clave. Por su parte, París y Londres cuentan con cerca de 400 despegues mensuales a China frente a los 12 despegues al mes de Madrid.

En último lugar, MasterCard señala los recursos para visados. Francia, por ejemplo, tiene en China cinco consulados, mientras España tan solo dispone de dos.“El país vecino superará en 2015 los dos millones de turistas chinos (los que presentan un gasto más elevado), frente a los menos de 300.000 que llegarán a España”, concluye el estudio.

Normas