Cambios en el sistema de liquidación, compensación y registro

Arranca la reforma de la ‘caja negra’ de la Bolsa española

Panel informativo de la Bolsa de Madrid que muestra el valor de la prima de riesgo en los países de la zona euro.
Panel informativo de la Bolsa de Madrid que muestra el valor de la prima de riesgo en los países de la zona euro.

La singularidad de los mercados españoles tiene los días contados. El Gobierno ha aprobado el  real decreto que da el pistoletazo de salida a la reforma de la compensación, liquidación y registro bursátil. Es decir, a toda el proceso posterior a que se efectúe una operación en la Bolsa. Supone modificar toda la arquitectura que permite canjear las acciones por efectivo y cambiar su titularidad.

El Gobierno explica que los cambios “supondrán una modernización de la operativa de compraventa de acciones, lo que redundará en una mayor eficiencia en la contratación y en una reducción de los costes de transacción”. Las modificaciones comenzaron a gestarse allá por 2007. 

Uno de los cambios cruciales es el del sistema que monitoriza quién es el dueño de las acciones. Ahora se utilizaban las denominadas referencias de registro, un instrumento exclusivamente español. Cada referencia identifica una serie de valores que han sido dados de altos en una sola operación. No puede realizarse un adeuda o un abono sin expedir o cancelar esa referencia.

Una vez se aplique la nueva norma, el sistema de registro se basará en la compensación de saldos globales a través de las cuentas de las entidades que participan en el mercado. Así, desaparecerán los títulos en una cuenta y aparecerán en la de la otra, sin tener que generarse una referencia de cada operación. Se dispondrá de un plazo de cuatro meses, hasta febrero de 2016, para adecuar los procedimientos a la nueva norma.

Se introduce además una cámara entre compradores y vendedores, que asumirá el riesgo de que no se produzca la entrega del efectivo o los títulos. Se elimina así el concepto de aseguramiento en la entrega y la sustitución del sistema de fianzas colectivas gestionado ahora por Iberclear.

Dos días como máximo

A partir de febrero del próximo año la liquidación de las operaciones se realizará en dos días hábiles desde la contratación, frente a los tres días que se precisan actualmente. En 2017, España estará conectada a la plataforma única europea Target 2.

Normas