CaixaBank ya no cobrará directamente en su terminal

El Gobierno aprueba un decreto que evita la doble comisión en cajeros

Un hombre saca euros de un cajero automático. EFEArchivo
Un hombre saca euros de un cajero automático. EFE/Archivo EFE

El Consejo de Ministros aprobará hoy un decreto que despejará las dudas y la doble comisión existentes ahora al sacar efectivo de un cajero. Al final, el dueño del terminal cobrará una comisión al banco emisor de la tarjeta, y este decidirá si se la traslada al cliente en su totalidad, en parte o nada.

Tal como estaba previsto, el Gobierno ha decidio tramitar la norma que regula la comisión de los cajeros automáticos con carácter de urgencia. Con ella se evita la doble comisión que el consumidor había comenzado a pagar en algunas entidades, una por parte de entidad emisora de la tarjeta, y otra por parte del dueño del cajero.

Economía así ha logrado redactar en menos de dos semanas la legislación que previsiblemente pondrá orden a esta comisión, que ha levantado polvareda en el sector y ha derivado en la creación de dos bandos entre las entidades: las partidarias de que el dueño del cajero cobre una comisión a los no clientes por su uso, entre las que están CaixaBank, iniciadora de esta nueva tasa, BBVA y Santander; y las que preferían mantener el sistema anterior con la del banco emisor de la tarjeta como única tarifa válida.

Una decisión en favor de la vinculación

Está previsto que en el momento de sacar dinero el cliente sabrá que se puede cobrar comisión por el propietario de cajero al emisor de la tarjeta, y por lo tanto que este último puede repercutirla al consumidor en su totalidad, en parte o nada. La comisión se fija por acuerdo de los dos bancos (por tasa de servicio) y si no se logra un pacto, lo fija el dueño del cajero. El Banco de España deberá estar informado, de lo contrario se incurrirá en una infracción grave o muy grave. Desaparece así la posibilidad de que CaixaBank cobre dos euros al usuario. Solo lo hará al banco emisor, y este la repercutirá a su cliente en función de su vinculación.

Economía ya ha determinado su opción en función de las dos alternativas que propuso el viernes pasado a la banca, y que ha sido al final la que ha elegido entre ambas. De esta forma, el Consejo de Ministros aprobará hoy, 2 de octubre, un real decreto para evitar que los usuarios paguen doble comisión por la extracción de dinero en efectivo del cajero (ver CincoDías del pasado 30 de septiembre).

Los cambios que impulsará el ministerio de Economía entrarán en vigor desde el próximo 1 de enero de 2016. La solución por la que se han decantado la mayoría de los bancos para dirimir la polémica apunta a que será el propietario del cajero el que cobre directamente al emisor de la tarjeta, que tendrá que decidir si repercute en el cliente parte del coste o absorbe su totalidad.
El Banco de España remitió el viernes a la AEB y a la CECA un requerimiento, que fue trasladado el lunes a las entidades para conocer su posición sobre dos posibles alternativas, con las características comunes de que el banco propietario del cajero sea el que cobre un recargo y siempre se respete el principio de sólo imponer una comisión por la extracción de dinero, según han confirmado a este periódico fuentes financieras.

La primera propuesta de Economía contemplaba que el banco propietario del terminal cobre directamente al no cliente una tasa y que luego las entidades decidan si se compensa con una tasa de intercambio. Este es método elegido inicialmente por CaixaBank, entidad que lleva desde marzo cobrando dos euros a los no clientes por sacar dinero de sus 9.700 cajeros.

En la segunda alternativa planteada por Economía, a través del Tesoro Público, y que es la que se aprobará hoy, el banco propietario del cajero cobrará al banco emisor de la tarjeta, que tendrá que decidir si repercute parte de esta comisión a sus clientes o absorbe la totalidad del coste. Esta es la opción que favorece más a la banca mediana, que cuenta con un menor número de máquinas desplegadas a lo largo del territorio nacional.

Fuentes financieras, no obstante, aseguran que CaixaBank está satisfecha con la nueva regulación, lo mismo que gran parte de los bancos, incluidos los que decidieron en septiembre aliarse para no cobrarse entre ellos la comisión por el uso de sus clientes de los cajeros, y entre los que están las entidades de Euro 6000, Bankia y Banco Sabadell.

Para elaborar el nuevo marco regulatorio, Economía ha compartido información con el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC). Este último organismo sigue estudiando la documentación que le ha remitido el sector, pero varias fuentes consultadas aseguran que en ningún caso se ha pactado el precio de las comisiones, razón por la que consideran que la CNMC dará carpetazo a este asunto en un tiempo razonable.

Normas
Entra en El País para participar