Lorenzo Fluxá, director general de Cartujano

“Queremos ser la marca de referencia de lujo de España”

"El éxito de Camper se debe a que hemos sido pioneros y nos hemos diferenciado"

"Tenemos el reto de preservar todo lo que tenemos"

“Queremos ser la marca de referencia de lujo de España”

Dirige Cartujano, la división de lujo del grupo mallorquín Camper, y también se ocupa de una nueva marca de moda de inspiración mediterránea, Med winds. Lorenzo Fluxá, nacido en Barcelona hace 41 años se incorporó en 2003 a Camper, la empresa familiar fundada en 1975 por su padre, Lorenzo Fluxá. Esta entrevista se realizó en la sede de Deusto Business School, donde ofreció una conferencia dentro del ciclo de propuestas rompedoras, #Disruptive. Pertenece a la cuarta generación de una de las familias empresariales más internacionales de España.

 

Pregunta. ¿Su padre fue ya un visionario?

Respuesta. La historia familiar se remonta a muchos años atrás, el pionero fue mi bisabuelo, que emigró a Inglaterra, hizo allí las Américas en una fábrica mecanizada. Compró maquinaria y montó la primera fábrica de zapato mecanizado de España.

P. ¿Sentó las bases de lo que más tarde sería Camper?

R. Realmente el que se hizo cargo fue mi abuelo, que con 20 años tuvo que atender el negocio porque su padre murió, pero mi abuelo fue pionero con el turismo, con una agencia de viajes convirtió Mallorca en destino turístico. Mi padre es el que funda Camper y el que hace que tenga hechura internacional, con 450 tiendas repartidas por las principales calles del mundo [150 propias y 300 en régimen de franquicia].

“El ‘low cost’ siempre existirá”

Asegura que la diversificación de los negocios del grupo Camper obedece a un plan de negocio que consiste en explorar nuevos nichos de mercado, ajenos al low cost, “ya que nuestro ADN está ligado a hacer las cosas de manera diferente”. Con esta idea nace Med winds, una firma de moda distinta, con un sello Mediterráneo. “Nació desde cero, llevamos cuatro años desarrollando esta idea, independiente de Camper. No lo queríamos vincular a Mallorca, de hecho la sede la tenemos en Barcelona, donde tenemos una tienda así como en Palma, Londres, Amberes, Atenas y en Madrid”.

La idea surge, asegura, debido a que ha “habido una polarización hacia marcas low cost, de volumen de masas, que han sido un exitazo”. Y_apunta a que el “low cost siempre existirá y hay empresas españolas liderando esto”. Y pretenden confeccionar todo en España, “queremos recuperar lo que se hacía antes”.

P. ¿Cuál es el cometido de la cuarta generación?

R. Tenemos el reto de preservar todo lo que tenemos, y por otro lado en un entorno tan cambiante tenemos que saber adaptarnos a una forma de trabajar más rápida, hay que reinventarse, no podemos vivir del pasado. La reinvención debe ser constante. Nosotros debemos hacer las cosas de manera diferente, arriesgar, seguir con esta filosofía y saber transmitir los valores que hemos heredado.

P. ¿Cuáles son?

R. Tener sobre todo mentalidad de permanencia con los clientes y con los proveedores a largo plazo, honestidad, cuidar el entorno social, respeto por nuestra profesión y nuestras raíces. Saber, en definitiva, ser empresarios. Ya está la quinta generación en marcha y eso es algo de lo que nos sentimos orgullosos, porque tenemos un gran sentido de la familia.

P. ¿Cuál es la clave del éxito de Camper?

R. La reinvención constante, así como saberse rodear de gente preparada y creativa. Además mimamos el espacio en el que vendemos nuestros productos. Camper ha sido pionero en el concepto de experiencia en el punto de venta. La primera tienda, en 1981, desarrolló una idea revolucionaria, de selfservice, que la diferenciaba del resto de zapaterías. Hemos ido innovando en pequeños detalles, no hemos cometido el error de anclarnos en una zona cómoda, sino que estamos avanzando y pensando en cómo avanzar.

P. Dentro del sector del lujo han relanzado Cartujano.

R. Se fundó hace 30 años y va dirigida a un cliente de nivel alto. Se trata de una marca de carácter español, que vendíamos en espacios multimarca, y con la que hemos llegado a hacer productos para Hermès.

P. ¿Por qué no habían apostado antes por ella?

R. Somos una empresa familiar, que a finales de los ochenta tuvo que afrontar el reto de la internacionalización y tuvo que decidir, así que aparcó Cartujano y se volcó en Camper. Decidimos apostar por un producto de piel de calidad. Tenemos tradición artesanal, las mejores marcas de lujo internacionales fabrican bolsos y calzado a España.

P. ¿Dónde pretenden llegar?

R. Queremos ser la marca de referencia de lujo de España, ya que a día de hoy no hay ninguna empresa de capital español que se dedique a ello. Queremos ser un referente. Tenemos tienda en Madrid, París, Berlín y Londres. Debería ser el zapato de calidad que se pondría un moderno porque la gracia está en saber combinarlo. Vamos poco a poco, se trata de testear mucho, de ir dando pasos de uno en uno, no de tres en tres. Vamos sin prisa pero sin pausa. Queremos recuperar oficios artesanales casi desaparecidos. En los años sesenta había 200 fábricas de calzado y ahora quedan 10. Debemos apostar por este know how, acumulado a través de generaciones.

Normas